Fe en la persona correcta

Para que en Cristo Jesús la bendición de Abrahán alcanzara a los no judíos, a fin de que por la fe recibiéramos la promesa del Espíritu. - Gálatas 3:14

Muchas de las promesas que las personas hacen son imposibles de ser cumplidas. Un padre promete comprar un juguete a su hijo, pero luego no tiene dinero para hacerlo. El jefe promete mejorar las condiciones de trabajo a sus empleados, pero luego no lo hace. La novia promete amor eterno a su novio, pero luego ese amor es interrumpido. Alguien una vez dijo, irónicamente: “todo es eterno mientras dura.”

Una de las promesas eternas de Dios es la salvación a todo aquél que cree en su hijo Jesucristo. Muchas personas no creen en esta promesa de Dios, y el no creer trae consecuencias. Dios es fiel; por lo tanto, quien no cree no obtiene lo que la promesa de Dios ofrece. Pero quien cree, recibe aquello que las promesas de Dios ofrecen. Si quieres poner tu fe en algo estable y de valor, ponla en las promesas de Dios. Ellas están registradas en la Biblia, la Palabra de Dios. Tu vida cambiará y tendrás algo de valor eterno.

ORACIÓN: Querido Dios, aumenta mi fe de tal manera que pueda anunciar tu promesa de vida eterna a los que están lejos de ti. En el nombre de Jesucristo. Amén.

© Copyright 2013 Cristo Para Todas Las Naciones

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
camino@lhm.org 
www.paraelcamino.com