Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Alimento Diario

Alimento Diario - 11 de Marzo

  • 2014 Mar 11
  • COMMENTS
  


Sólo Jesús libera

Si ustedes permanecen en mi palabra… conocerán la verdad, y la verdad los hará libres. - Juan 8:31-32 (31-34)

Jesús le habló de libertad a un pueblo que estaba en esclavitud. Tiene sentido, porque hablarle de libertad a un pueblo libre no haría ningún impacto. Sin embargo, los judíos no entendieron las palabras de Jesús en toda su magnitud, porque a pesar de vivir bajo el yugo romano, ellos nunca se consideraron esclavos. La afirmación de los judíos: “Jamás hemos sido esclavos de nadie”, es la convicción de aquellos que consideraban que la única esclavitud consistía en no poder adorar a su Dios. Como los romanos les permitieron usar el templo y adorar al Dios de Abrahán, los judíos, aunque sometidos a la autoridad romana, se sentían libres. En este sentido, su pensamiento era correcto.

Pero Jesús habla aquí de una esclavitud mayor: la esclavitud del pecado. El pecado no es solamente una cosita que hacemos que está mal, que nos daña o que lastima a nuestro prójimo, o que daña alguna relación. El pecado esclaviza. Es una adicción que nos quita la libertad de vivir con alegría, sin temores, y en constante servicio a nuestro prójimo. El pecado es algo tan serio, que el mismo Hijo de Dios tuvo que hacerse cargo de él. Sí, Jesús pagó el castigo de nuestra desobediencia con su sufrimiento y muerte en la cruz.

Conocer la verdad es lo que cambia nuestra vida, y permanecer en la Palabra de Dios es lo que nos permite seguir en libertad. ¿Quién quiere volver a esclavizarse nuevamente al pecado para vivir con  temor, angustiado, y sin alegría ni esperanza? Yo no.

Adorar al verdadero Dios es lo que nos da la única libertad que nos llena de paz. Demos gracias a nuestro Señor porque nos otorgó el gran privilegio de conocer en Jesús todas sus bendiciones eternas.

Gracias, Padre, porque te revelaste en tu Hijo Jesús, y porque nos diste tu Palabra. Amén.

© Copyright 2013 Cristo Para Todas Las Naciones

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
camino@lhm.org 
www.paraelcamino.com 

Archives

Follow Crosswalk.com