Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Alimento Diario

Alimento Diario - 12 de Febrero

  • 2012 Feb 12
  • COMMENTS
  


Abraham Lincoln

El Señor es mi fuerza y mi canto; ¡él es mi salvación! Salmo 118:14

Hoy es el cumpleaños de Abraham Lincoln, quien se convirtió en el Presidente número 16 de los Estados Unidos en 1861, y se mantuvo en ese cargo hasta su asesinato en 1865.

En cierta ocasión el Presidente recibió la visita de una delegación de personas que fueron a quejarse de la forma de ser de su Senador, un hombre de apellido Baker, quien era amigo personal del Presidente.

Lincoln los escuchó con paciencia, y luego leyó el documento que ellos habían preparado, en el cual resumían sus desacuerdos y decepción con Baker. Cuando terminó, les preguntó si se podía quedar con ese documento, a lo que le respondieron que sí.

Entonces Lincoln les volvió a preguntar si podía hacer lo que quisiera con ese documento, a lo que también le respondieron que sí. Haciéndole caso a su conciencia, Lincoln puso el documento en el fuego que ardía en la chimenea, luego se volvió al grupo, y los despidió diciéndoles: “Que tengan un buen día”.

Lo que Lincoln hizo en esa ocasión es lo mismo que Dios hace con nosotros. Cuando la Ley (los Diez Mandamientos) nos acusaba, el Padre eliminó nuestros cargos. Y no lo hizo porque fuéramos sus amigos. No. Dios eliminó nuestros cargos porque Jesús dio su vida en pago por ellos.

Gracias al sacrificio de Jesús, Dios dejó de lado todas las acusaciones que había en nuestra contra, y nos acogió como hijos suyos.

Nosotros podemos hacer lo mismo. Cuando se nos presenta la oportunidad de defender a alguien, hagámoslo, ignorando los rumores falsos y evitando las lenguas largas. Dejemos que el Señor sea quien nos dirija en todo lo que hagamos.

Si así lo hacemos, estaremos honrando a Jesús, nuestro mejor amigo y Salvador.

ORACIÓN: Padre celestial, te damos gracias por el ejemplo de personas como Lincoln, que defendieron a sus amigos de la ira de otros, y por tu Hijo Jesús, quien dio su vida para salvarnos, y quien continúa defendiéndonos de las acusaciones del Satanás. En su nombre. Amén.

© Copyright 2011 Cristo Para Todas Las Naciones  

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
camino@lhm.org 
www.paraelcamino.com 

Archives

Follow Crosswalk.com