Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Alimento Diario

Alimento Diario - 13 de Marzo

  • 2016 Mar 13
  • COMMENTS
  

¡Arrepiéntanse!

Así que mejoren sus caminos y sus obras, y atiendan a la voz del Señor su Dios, para que cambie de parecer y no les haga el mal que les ha anunciado. - Jeremías 26:13 (26:7-15)

Jeremías se jugó la vida con estas palabras de exhortación al pueblo de Dios. “Has dictado tu sentencia de muerte”, espetaron los sacerdotes, los profetas, y todo el pueblo. No les gustó que Jeremías les dijera la verdad de que estaban viviendo alejados de la voluntad divina, confiando en su propio entendimiento y en el hecho que vivían en Jerusalén. Dios estaba anunciando desolación y castigo a un pueblo que no entendía ni su ira, ni su misericordia.

“Mejoren sus caminos y sus obras, y atiendan a la voz del Señor su Dios” quiere decir: arrepiéntanse, porque el juicio ya está anunciado, y sólo falta que venga.

A Dios le interesa un corazón misericordioso que se deje guiar por su santa voluntad. Por eso es que el llamado que nos hace al arrepentimiento es constante. Y es bueno que así sea, porque lo necesitamos a diario, ya que muy fácilmente nos jactamos de nuestros logros, de nuestra sabiduría y de nuestra historia y cultura cristiana. ¿Cómo reaccionamos ante su llamado? ¿Nos enojamos con el mensajero que nos envía a llamarnos al arrepentimiento? ¿Nos molesta que nos digan que nos equivocamos, que el pecado nos domina, que nos falta consagración y amor por nuestro prójimo?

Por medio de su Palabra, Dios sigue llamándonos a que cambiemos nuestra manera de pensar y de obrar, porque quiere cambiar de parecer y no hacernos mal. Esa actitud amorosa de Dios se hizo palpable cuando sentenció a su Hijo a la pena de muerte para que nosotros pudiéramos ser declarados  libres. ¡Cuánto amor, paciencia, y buena voluntad mostró Dios por nosotros en Jesús!

Gracias, querido Padre, porque nos llamas al arrepentimiento por medio de tus mensajeros, y nos perdonas en Cristo Jesús. En su nombre oramos. Amén.

© Copyright 2013 Cristo Para Todas Las Naciones

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
[email protected] 
www.paraelcamino.com 

Archives

Follow Crosswalk.com