Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Alimento Diario

Alimento Diario - 15 de Octubre

  • 2016 Oct 15
  • COMMENTS
  

Conmigo para siempre

Mi carne y mi corazón pueden desfallecer, pero Dios es la fortaleza de mi corazón y mi porción para siempre. Salmo 73:26 (LBLA)

En el mundo de los deportes de la escuela secundaria Rochelle en Texas, la alumna Bonnie Richardson se consagró como la atleta más destacada. En las competiciones realizadas en un fin de semana, el viernes salió primera en salto alto, segunda en salto largo, y tercera en lanzamiento de disco. El sábado salió primera en la carrera de 200 metros, y segunda en la de 100 metros.

Esta alumna, por sí sola logró acumular 42 puntos, ganando el título de Campeón del Estado.

Pero, a pesar de todos los laureles y trofeos que acumulemos en esta vida, las palabras del Salmista siguen siendo ciertas: la carne y el corazón eventualmente van a perecer. Los grandes atletas del pasado hoy están confinados a los libros de historia y a los recuerdos en la memoria de sus admiradores.

Veamos lo que sigue diciendo el Salmista: "Mi carne y mi corazón pueden desfallecer, pero Dios es la fortaleza de mi corazón y mi porción para siempre".

Lo más probable es que a cada uno de nosotros nos llegará el momento en que el cuerpo se rehusará a obedecer las órdenes del cerebro y las cosas no funcionarán como antes. Cuando eso nos suceda, nuestro futuro nos podrá parecer sombrío y desalentador.

Pero para quienes tenemos a Jesucristo como el Salvador de nuestras vidas, las cosas van a ser distintas porque gracias a él, sabemos que no estamos solos para enfrentar ese futuro. Nuestro Padre celestial, quien envió a su Hijo a salvarnos del castigo del pecado y de los estragos de la desobediencia, siempre está y va a estar con nosotros ayudándonos, protegiéndonos, guiándonos, y consolándonos. En él podemos confiar. Él nunca nos dejará ni nos abandonará.

ORACIÓN: Querido Señor Jesús, te damos gracias por la fuerza de la juventud. Pero también te damos gracias porque, por más dolores y problemas que suframos y por más viejos que nos volvamos, tu amor y cuidado son siempre constantes en nuestra vida. En tu nombre. Amén.

© Copyright 2010 Cristo Para Todas Las Naciones 

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
[email protected] 
www.paraelcamino.com 

Archives

Follow Crosswalk.com