Lo usual de “lavarse las manos”

“Cuando (Pilato) se enteró que pertenecía a la jurisdicción de Herodes, se lo mandó a él, ya que en aquellos días también Herodes estaba en Jerusalén.” Lucas 23:7

Es usual entre los pecadores ‘lavarse las manos’, y echarle la culpa a otro por algo que uno hizo. Eso es lo que sucedió en Massachusetts, cuando dos jóvenes de 18 años fueron acusados de robar una estación de servicio.

Los cargos fueron hechos cuando ambos estaban en el hospital, heridos de bala. Ellos creían que habían cometido el crimen perfecto, ‘lavándose las manos’ y echándole la culpa de su crimen a otra persona. Esto es lo que hicieron: primero, se pegaron un tiro el uno al otro en el hombro. Después alegaron que otro hombre había cometido el robo, y luego los había baleado al escapar.

Pilato no recurrió a la violencia cuando envió a Jesús ante Herodes. Pero, aún así, estaba tratando de lavarse las manos. En contraste, ¡Jesús nunca hizo algo así! Él fue la única persona que podía salvar nuestras almas, y así lo hizo. Él fue el Salvador.

Qué triste es ver que muchos cristianos se ‘lavan las manos’ y no sirven a Jesús con sus dones, sus recursos, su tiempo, sus talentos, y su amor. El Salvador que tenemos se merece mucho más de lo que le damos.

ORACIÓN: Querido Señor, tú no te lavaste las manos cuando te llegó el momento de sacrificarte por mi salvación. Ayúdame a poner a tu servicio los talentos que tú me has dado. En tu nombre. Amén.

© Copyright 2011 Cristo Para Todas Las Naciones

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
camino@lhm.org 
www.paraelcamino.com