Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Alimento Diario

Alimento Diario - 17 de Noviembre

  • 2010 Nov 17
  • COMMENTS
  

Una confesión honesta

Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad. Si afirmamos que no hemos pecado, lo hacemos pasar por mentiroso y su palabra no habita en nosotros. 1 Juan 1:9-10

Aun cuando los historiadores afirman que probablemente nunca ocurrió, la historia acerca George Washington y la tala del cerezo de su padre tiene una cierta atracción.

Según cuenta la historia, el padre de Washington reclamó: "¿Quién ha cortado mi árbol de cerezo?" Ahí es cuando el joven salió al frente, y valientemente dij "Padre, no puedo mentir, yo soy quien cortó tu árbol de cerezo." Me pregunt si hubiera sido el padre de Washington, ¿cómo habría reaccionado ante esa confesión? Probablemente habría elogiado la honestidad... pero estoy casi seguro que también lo habría castigado por lo que había hecho.

Así sentí cuando leí la historia de un señor que llamó a la policía, y dij "Quiero reportar a un conductor ebrio." El agente de policía le preguntó: "¿Está usted manejando detrás de él ahora?", refiriéndose al conductor ebrio. A lo que el señor contestó: "Yo soy él." El señor siguió las órdenes del agente, deteniendo su auto al costado de la carretera, donde esperó con sus luces de emergencia prendidas.

Y así es como la policía lo encontró. Recibió una citación por delito menor, y deberá comparecer ante la corte. ¿Qué le ocurrirá? Probablemente será elogiado por su confesión, y castigado por su delito.

Si la iglesia tuviera una lista de ideas en peligro de extinción, la confesión encabezaría dicha lista. La confesión general durante el servicio de los domingos quizás no, pero la confesión personal por un pecado específico es casi inexistente en la actualidad.

Sin embargo, el apóstol Juan nos anima a confesar nuestros pecados, porque Dios quiere que reconozcamos nuestras fallas y nuestros errores. Cuando lo hacemos no sólo reconocemos lo que hemos hecho mal, sino que también admitimos que necesitamos el perdón que Jesús ha ganado por nosotros con su vida, muerte y resurrección.

Es una cosa rara... nosotros pecamos, Jesús recibe el castigo; nosotros confesamos; Jesús nos perdona. Sí, es una cosa extraña, pero qué maravillosa que es.

ORACIÓN: Señor Jesús, te damos gracias porque a través de tu sacrificio, muerte y resurrección, nos liberas de nuestros pecados. Ayúdanos a compartir con los demás las maravillas de lo que tú has hecho por cada uno de nosotros. En tu nombre. Amén.

© Copyright 2010 Cristo Para Todas Las Naciones 

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
camino@lhm.org 
www.paraelcamino.com 

Archives

Follow Crosswalk.com