Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Alimento Diario

Alimento Diario - 18 de Abril

  • 2016 Apr 18
  • COMMENTS
  

Presencia constante

Uno de los doce, el que se llamaba Judas Iscariote, fue a ver a los jefes de los sacerdotes. — ¿Cuánto me dan, y yo les entrego a Jesús? —les propuso. Decidieron pagarle treinta monedas de plata. Y desde entonces Judas buscaba una oportunidad para entregarlo.

Al anochecer, Jesús estaba sentado a la mesa con los doce. Mientras comían, les dijo: —Les aseguro que uno de ustedes me va a traicionar. Ellos se entristecieron mucho, y uno por uno comenzaron a preguntarle: — ¿Acaso seré yo, Señor? —El que mete la mano conmigo en el plato es el que me va a traicionar —respondió Jesús—. A la verdad el Hijo del hombre se irá, tal como está escrito de él, pero ¡ay de aquel que lo traiciona! Más le valdría a ese hombre no haber nacido. — ¿Acaso seré yo, Rabí? —le dijo Judas, el que lo iba a traicionar. —Tú lo has dicho —le contestó Jesús. Mateo 26:14-16, 20-25

Siempre uso una cruz en la solapa, pues me recuerda a Jesús. Cuando pienso en él, y me doy cuenta que está conmigo en todo momento, quiero vivir una vida digna de él. El temor a Dios, ese sentido de la presencia de Dios, de que estamos en “tierra santa”, es un poder positivo que me impide pecar y me ayuda a hacer lo que es correcto.

Judas no tuvo temor de Dios. Cuando se sentó a la mesa junto con Jesús y los otros once  discípulos, y Jesús le dio un trozo de pan (ver Juan 13:21-22), Jesús le estaba diciendo a Judas: “Soy tu amigo, y no te voy a lastimar”. Fue un ofrecimiento del Evangelio, pero Judas no supo cómo contenerse frente al pecado, ni siquiera en la presencia de Jesús. Tomó el pan, y poco después traicionó al Señor con un beso.

Jesús está presente entre nosotros, no sólo en pinturas y símbolos, sino realmente aquí, como nuestro omnipresente Dios. En su Palabra y promesas él se nos da totalmente. A él nos aferramos a través de nuestra fe, una fe que frena nuestra naturaleza pecadora, y nos impulsa a amar.

ORACIÓN: Señor Jesús, ayúdame a mantener siempre el sentido de tu presencia en mi vida, de tal manera que pueda concentrarme no en mi naturaleza pecadora y sus necesidades, sino en tu vida en mí. Amén.

© Copyright 2011 Cristo Para Todas Las Naciones

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
[email protected] 
www.paraelcamino.com 

Archives

Follow Crosswalk.com