Mide tus palabras

“¿Acaso has comido del fruto del árbol que yo te prohibí comer?” Él respondió: “La mujer que me diste por compañera me dio de ese fruto, y yo lo comí.” Entonces Dios el Señor le preguntó a la mujer: “¿Qué es lo que has hecho?” “La serpiente me engañó, y comí”, contestó ella. Génesis 3:11-13

Amy había decidido tatuarse en el brazo la palabra preciosa. El artista que lo haría escribió una muestra en su computadora, se la mostró a Amy para que viera cómo iba a quedar, y luego comenzó a tatuarle el brazo.

Sólo al final, cuando el tatuaje estaba terminado, Amy notó que la palabra estaba mal escrita: en vez preciosa, el tatuaje decía precisa.

Amy estaba molesta... el artista también estaba molesto... la discusión terminó en la corte.

Amy culpaba al artista, y viceversa. Finalmente, el juez sentenció que Amy no podía culpar a nadie más que a sí misma por el error, ya que ella había aprobado el diseño antes de que fuera permanente.

Al ser humano le gusta culpar a otros por sus errores. Veamos a Adán y Eva. Después que Dios los confrontara por haber comido del árbol prohibido, Eva culpó a la serpiente por haberla tentado.

¿Y Adán? Él fue más allá en su acusación, primero trató de culpar a Eva... pero incluso implicó a Dios mismo: “La mujer que me diste por compañera me dio de ese fruto, y yo lo comí”.

A través de los siglos el Señor ha escuchado innumerables excusas. Tan constantes somos para excusarnos a nosotros mismos, que Jesús dice que, en el Día del Juicio, el perdido tratará de justificarse diciendo: “Señor, ¿cuándo te vimos desnudo, o con hambre, o enfermo, o en prisión?”

Simplemente no nos gusta admitir que estamos en falta, ¿verdad?

Esto es triste, porque el Gran Médico no puede hacer mucho por quienes piensan que están sanos y saludables. Recuerda en la parábola de Jesús, fue el recaudador de impuestos quien confesó: “¡Oh Dios, ten compasión de mí que soy pecador!” (Lucas 18:13), y él fue quien regresó a su casa perdonado.

Juan lo dijo muy claramente: “Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad. Si afirmamos que no hemos pecado, lo hacemos pasar por mentiroso y su palabra no habita en nosotros” (1 Juan 1:9-10).

ORACIÓN: Señor, confieso que soy pecador. Mis pensamientos, mis palabras y mis acciones no son lo que deberían ser. Te doy gracias porque Jesús vino a este mundo para salvarme a mí y a todos. Envía tu Espíritu Santo para que cada alma enferma admita su necesidad y encuentre el perdón en la cruz del calvario y la tumba vacía. En el nombre del Salvador. Amén.

© Copyright 2011 Cristo Para Todas Las Naciones  

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
camino@lhm.org 
www.paraelcamino.com