Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Alimento Diario

Alimento Diario - 23 de Agosto

  • 2011 Aug 23
  • COMMENTS
  

 

Dar

Den, y se les dará: se les echará en el regazo una medida llena, apretada, sacudida y desbordante. Porque con la medida que midan a otros, se les medirá a ustedes. Lucas 6:38

Aun cuando no frecuenta los casinos ni apuesta en las carreras de caballos, Mary corre riesgos que la mayoría de nosotros no nos atrevemos a correr.

Recientemente, cuando un hombre se le acercó pidiéndole limosna para comprar comida, como no tenía dinero en efectivo, Mary le dio su tarjeta de crédito. El hombre tomó la tarjeta y desapareció.

Al pasar un cierto tiempo y ver que el hombre no regresaba, los amigos que estaban con  Mary comenzaron a mofarse de ella. Pero, luego de quince minutos, el hombre regresó y le devolvió la tarjeta.

Es admirable que su confianza en la humanidad no fuera traicionada (al menos ese día), y que el riesgo que Mary decidió correr fuera bien recompensado.

Por su lado, el riesgo que el Señor corrió por nosotros fue muchísimo mayor: Él envió a su Hijo a este mundo para salvar a la humanidad. Jesús se puso en riesgo a sí mismo y se sacrificó por nosotros para que todos los que creemos en él podamos ser salvados.

Las Escrituras nos dicen lo poco que su obra fue apreciada durante el tiempo que él estuvo en la tierra. Y desde su ascensión al cielo la historia no demuestra que las cosas hayan mejorado mucho. Son demasiadas las almas que desprecian, ignoran, y desdeñan a Jesús y su gran sacrificio.

Entonces, ¿será que la vida, muerte y resurrección de Jesús fueron un mal riesgo?

Para mí esa es una pregunta imposible de responder. Pero ojalá que, cada vez que nos mire, el Señor pueda decirse a sí mismo: “Me complace haber hecho lo que hice; ha valido la pena”.

ORACIÓN: Señor Dios, cuántas veces, al mirar a este mundo pecador, sentirás tristeza por lo poco que apreciamos lo mucho que tú hiciste por nosotros. Ayúdanos a vivir en gratitud a ti por todo lo que has hecho en nuestras vidas. En el nombre de Jesús.  Amén.

© Copyright 2011 Cristo Para Todas Las Naciones

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
camino@lhm.org 
www.paraelcamino.com 

Archives

Follow Crosswalk.com