Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Alimento Diario

Alimento Diario - 23 de Diciembre

  • 2015 Dec 23
  • COMMENTS
 
Si fuera rico...

Ya conocen la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que aunque era rico, por causa de ustedes se hizo pobre, para que mediante su pobreza ustedes llegaran a ser ricos.  2 Corintios 8:9

"Si tuviera un millón de dólares..." ¿Ha tratado alguna vez de terminar esa frase? Casi todos hemos soñado alguna vez con ser millonarios - cuando éramos niños queríamos la mejor bicicleta o la muñeca más grande, y de grandes quisiéramos tener el auto último modelo o una casa como vemos en las películas.

Pero, ¿qué significa realmente ser rico? De acuerdo a un estudio reciente, el norteamericano de clase media piensa que se sentiría económicamente seguro si tuviera un millón de dólares. Pero, de acuerdo a ese mismo estudio, quienes ya tienen un millón de dólares, piensan que no se van a sentir realmente seguros hasta que tengan cinco millones. ¡Sí, lo ha adivinado! A partir de allí, sólo sigue subiendo. ¡Ni siquiera los ricos se sienten siempre ricos!

Durante la época de Navidad pareciera que la distancia entre los ricos y los pobres fuera más grande que nunca. Unos pueden intercambiar regalos fabulosos, mientras que otros no tienen nada para dar, y menos para recibir. Sin embargo, en el nacimiento de Jesús aprendemos quién es realmente rico. Jesús se hizo pobre para que nosotros, por su sacrificio, podamos hacernos mucho más ricos de lo que nos podamos imaginar.

Nuestra riqueza no es como la de las personas ricas que conocemos que nunca van a ser lo suficientemente ricas como para sentirse seguras. Nosotros estamos seguros para siempre porque nuestro tesoro, nuestra herencia, está guardada para nosotros en el cielo.

ORACIÓN: Padre celestial, tú sabes que deseo muchas cosas, y que me es difícil saber lo que es mejor para mí. Te confío con las grandes riquezas de vida que me has dado. Déjame disfrutarlas de tal manera que te agrade a ti. En el nombre de Jesús. Amén.

© Copyright 2010 Cristo Para Todas Las Naciones 

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
[email protected] 
www.paraelcamino.com 

Archives

Follow Crosswalk.com