Promesas

Las palabras del Señor son puras. ¡Son perfectamente puras, como la plata refinada en el crisol! - Salmos 12:6

¿Crees en las promesas? A lo mejor piensas: “Bueno, todo depende de quién hace la promesa”. La credibilidad es algo difícil de conquistar, y muy fácil de perder. Cuando haces una promesa, ¿las personas te creen? Esperamos que sí. Después de todo, es tu credibilidad lo que está en juego.

Dios hizo muchas promesas a las personas. La más importante de ellas es que enviaría al Mesías, “el elegido” que vendría para perdonar los pecados de todas las personas. Esa promesa la cumplió en Jesucristo.

Por eso, ¡cree en Dios! Pues “Las palabras del Señor son puras. ¡Son perfectamente puras, como la plata refinada en el crisol!” (Salmos 12:6) ¡Confía en Dios, él es fiel y cumple todas sus promesas!

ORACIÓN: Padre, pido perdón por las muchas veces que dudé de tus promesas. Doy gracias porque eres un Dios fiel. Amén.

© Copyright 2012 Cristo Para Todas Las Naciones

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
camino@lhm.org 
www.paraelcamino.com