Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Alimento Diario

Alimento Diario - 24 de Febrero

  • 2014 Feb 24
  • COMMENTS
  


Sé muy bien que a veces no he cumplido con lo prometido. Me he prometido a mí mismo cuidarme con la dieta para bajar de peso, pero por más buenas intenciones que tengo, no siempre logro lo propuesto. A veces, y aunque las haya hecho con toda seriedad, no cumplo promesas hechas a mis seres queridos.

El diablo también hace promesas, pero con malas intenciones. Es tan osado, que se atreve a hacerle promesas al propio Hijo de Dios, aun cuando sabe desde un principio que no las va a cumplir. Y no las cumple por dos razones: porque no tiene poder para hacerlo, y porque sus promesas son sólo para hacernos caer en su trampa. Sus palabras pueden ser dulces y suaves, y lo que ofrece puede ser muy tentador, pero él  nunca tiene buenas intenciones. Por ejemplo: ¿alguna vez cediste a la tentación de gritarle a alguien, pensando que al hacerlo te ibas a sentir mejor?, o ¿alguna vez ignoraste a alguien pensando que así le darías una lección y te sentirías mejor? Ese fue el diablo que te prometió cosas que no pensaba cumplir, y que sólo te harían daño.

Jesús estaba preparado para hacer frente a tales tentaciones y falsas promesas. Él sabía muy bien quién era el diablo, y cuánta astucia y poder tenía para apartarlo de la voluntad de su Padre. Por eso ni consideró sus promesas, sino que simplemente aplicó la Palabra de Dios: "Vete, Satanás, porque escrito está: ‘Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás’”(v 10).

La Palabra de Dios es el mejor remedio para las promesas falsas y las tentaciones del diablo. En su himno Castillo Fuerte, Lutero escribió: “(el diablo)… condenado es ya por la Palabra santa.” ¡Qué regalo nos ha dado Dios en su Palabra para enfrentar las promesas vacías!

Gracias, Padre, porque tu Palabra nos libera y afirma en Jesús. Amén.

© Copyright 2013 Cristo Para Todas Las Naciones

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
camino@lhm.org 
www.paraelcamino.com 

Archives

Follow Crosswalk.com