Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Alimento Diario

Alimento Diario - 24 de Marzo

  • 2014 Mar 24
  • COMMENTS
  

La gran entrada

“Vayan a la aldea que tienen ante ustedes. Al entrar en ella van a encontrar atado un burrito sobre el cual nadie se ha montado. Desátenlo y tráiganlo acá.” - Marcos 11:2 (1-11)

Domingo de Ramos

La multitud que acompañó a Jesús desde Jericó y desde Betania se encontró con otra multitud, que salió de Jerusalén a buscarlo. Ahora hay más personas en el gran desfile, hay alegría, hay amontonamiento, gritos de júbilo, alborozo. ¿Qué está pasando? La multitud recitaba y cantaba una porción del Salmo 118: “Señor, ¡te ruego que vengas a salvarnos! ¡Te ruego que nos concedas la victoria! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! Desde el templo del Señor los bendecimos” - (Salmo 118:25-26).

La palabra ‘Hosanna’, usada tan frecuentemente en la iglesia cristiana y vociferada incansablemente aquí por la multitud, quiere decir: “Salva ahora.” Es interesante la observación de los evangelistas cuando describen que la multitud cantaba y gritaba: “Hosanna en las alturas.” Cierto, la salvación viene desde las alturas.

Tú y yo somos personas con serios problemas de pecados, culpas, y desesperanzas. Al igual que el burro de esta historia, estamos atados. No servimos para nada, sólo producimos gastos porque ocupamos espacio y nos tienen que alimentar. Pero qué hermosa analogía vemos aquí: una vez desatados por orden de Jesús, una vez que recibimos la salvación que viene de las alturas, del trono mismo de Dios, servimos para algo, así como sirvió el burro para entrar a Jesús a Jerusalén.

¿Qué cosas te tienen atado? ¿Qué pecados te tienen inquieto y te impiden disfrutar la cabalgata junto a Jesús? Cualesquiera sean esas cosas, no hay nada que en este momento te impida gritar: “Salva Señor, ¡ahora!”  Después de todo, para eso Jesús hizo esa gran entrada: para cambiar nuestra vida, para traernos paz, y para darnos la esperanza de la resurrección.

Gracias, Padre, porque enviaste a Jesús, desde las alturas, para traernos salvación y desatarnos del mal. Amén.

Rev. Dr. Héctor Hoppe

© Copyright 2013 Cristo Para Todas Las Naciones

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
camino@lhm.org 
www.paraelcamino.com 

Archives

Follow Crosswalk.com