Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Alimento Diario

Alimento Diario - 26 de Octubre

  • 2011 Oct 26
  • COMMENTS
  

 

Pecados evidentes

… pueden estar seguros de que no escaparán de su pecado. Números 32:23b

Si bien, cuando el Señor inspiró al escritor a registrar esas palabras en la Biblia no estaba pensando específicamente en los ladrones, las mismas se aplican muy bien al caso de Dustin, un joven de 20 años.

Les explico. Hace unas semanas, Dustin fue a comprarse un par de jeans. Todos sabemos que hoy en día los jeans no son nada baratos. Seguramente el precio, y no un descuido, fue lo que llevó a Dustin a probarse un par, e intentar salir de la tienda con ellos puestos.

Lo que no tuvo en cuenta, fue que en el probador dejó los jeans viejos que había llevado puestos, en los que se encontraba también su billetera, lo que hizo muy fácil a la policía el poder encontrarlo.

Debo admitir que al principio me tuve que contener para no reírme ante lo tonto de las acciones de Dustin. Por más que trató de cubrir su delito, no logró escapar de su pecado.

Pero después me di cuenta que ni usted ni yo somos diferentes ni mejores que Dustin, pues todos cometemos pecados, y todos tratamos de ocultarlos de Dios. Sin embargo Dios, que todo lo ve, sabe perfectamente todas los errores que cometemos.

Lo sorprendente es que, a pesar de ello, el Señor decidió que su Hijo habría de sufrir el castigo por nuestros errores. ¡Sorprendente! Ni usted ni yo permitiríamos que nuestros hijos fueran castigados en lugar de Dustin, ¿no es cierto? Ni siquiera lo consideraríamos.

Sin embargo eso es exactamente lo que hizo nuestro Señor. El Cristo inocente fue castigado en lugar del pecador culpable. Gracias a él, no sólo hay clemencia para nuestro castigo, sino también perdón para nuestros pecados.

ORACIÓN: Señor, te doy gracias por la fe que tu Espíritu Santo ha puesto en mi corazón, una fe que reconoce el sacrificio que Jesús ha hecho por mí. Enséñame a estar siempre agradecido por ello. En el nombre de mi Salvador. Amén.

© Copyright 2010 Cristo Para Todas Las Naciones

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
camino@lhm.org 
www.paraelcamino.com 

Archives

Follow Crosswalk.com