Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Alimento Diario

Alimento Diario - 28 de Diciembre, 2013

  • 2013 Dec 28
  • COMMENTS
  

 

Jesús en nosotros

Los pastores, por su parte, regresaron dando gloria y alabanza a Dios por todo lo que habían visto y oído. - Lucas 2:20 

El Hijo de Dios duerme en un pesebre. ¿Quién puede entender esto? Más sorprendente todavía: antes de esto, el Creador se encontraba en lo profundo del vientre de María, su madre.

Martín Lutero dijo una vez: “El misterio de la humanidad de Cristo, el hundirse tan profundamente en nuestra carne, es algo imposible de entender para el ser humano”. Y aunque es imposible comprender este gran misterio, Dios en su bondad, y por medio de su Palabra y su Espíritu Santo, nos da la habilidad de conocer y creer.

Algunos piensan que Jesús se hizo hombre sólo para visitarnos y experimentar la vida humana. Pero su nacimiento no fue una simple visita. Él, que no cometió ningún pecado, vino para entrar en lo profundo de nuestras vidas, allí donde el pecado nos había manchado y el dolor y la aflicción se habían instalado para siempre, sufriendo en carne propia nuestra pena y dolor. Y, como si ello fuera poco, llevó todo nuestro ser consigo al sepulcro para resucitarnos a una nueva vida unida a la suya.

Jesús hizo todo eso para arrancarnos de las garras de Satanás y llevarnos de regreso a su reino. El cuerpo sin vida de Jesús fue sepultado profundamente en la tumba, y de allí resucitó a los tres días para que la muerte no tenga más poder sobre nosotros. Profundamente en nuestra carne Jesús, “aunque era de naturaleza divina… se humilló a sí mismo” (Filipenses 2:6-8) para ser nuestro Salvador del pecado ¡y reinar profundamente en nuestros corazones!

ORACIÓN: Amado Jesús, llega a mi corazón para que mi mente, corazón y alma te sirvan con toda devoción. Amén.

© Copyright 2012 Cristo Para Todas Las Naciones

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
camino@lhm.org 
www.paraelcamino.com 

Archives

Follow Crosswalk.com