¡No temas!

Busqué al Señor, y él me escuchó, y me libró de todos mis temores. - Salmos 34:4

El miedo es parte de nuestra vida. ¿A qué le tienes miedo? Muchos pueden ser los motivos del miedo. Hay personas que le tienen miedo a Dios. Normalmente, ese miedo es causado por el desconocimiento de la personalidad de Dios, o por la culpa que sienten por haber hecho algo que saben va en contra de su voluntad.

Si es así contigo, tenemos una buena noticia para darte: no tengas miedo de Dios. Él te quiere mucho y quiere ayudarte a que vivas sin miedo. Dios no quiere castigarte sino perdonarte. En realidad, ya lo hizo. Cristo ya pagó el precio por tus pecados. Confía en él y acuérdate: “Busqué al Señor, y él me escuchó, y me libró de todos mis temores.” (Salmos 34:4).

ORACIÓN: Québueno es Señor, saber que no necesito tener miedo de ti. Gracias por amarme y cuidarme. Ayúdame a superar los miedos que aún me acosan. En el nombre de Jesús. Amén

© Copyright 2012 Cristo Para Todas Las Naciones

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
camino@lhm.org 
www.paraelcamino.com