Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Alimento Diario

Alimento Diario - 4 de Septiembre

  • 2016 Sep 04
  • COMMENTS
  

Ciertamente respetable

No hay en la tierra nadie tan justo que haga el bien y nunca peque. Eclesiastés 7:20

1º de septiembre de 1976, Calumet City, Michigan. Ese día, en ese lugar, a una señora le dieron una multa por estar mal estacionada. El costo de la multa: $ 1.

No puedo decirles el nombre de esta señora, porque el artículo publicado no lo mencionó, pero sí puedo decirles algo acerca de su conciencia: nunca la dejó en paz.  Desde 1976, la conciencia la estuvo molestando tanto, que finalmente decidió enviar a pagar la multa con un billete de veinte dólares.

Al hacerlo adjuntó una nota que decía: "Siempre tuve la intención de pagar esta multa. Cada vez que la veía me decía a mí misma que algún día la iba a pagar, y ahora me llegó el momento". Y luego, pensando dejar por terminado para siempre el asunto, agregó: "No traten de encontrarme, soy una señora respetable".

Y probablemente sea una señora respetable. Al igual que usted y yo, ante su familia, vecinos, compañeros de trabajo, probablemente dé la impresión de ser un pilar de la comunidad, un modelo a seguir, lo mejor de lo mejor, por lo que esta pequeña multa ni siquiera cuenta.

Pero delante de Dios no es perfecta: esa señora quebró la ley, ignoró su conciencia, no hizo lo que debía hacer, y trató de evitar cualquier consecuencia posterior, refugiándose en el anonimato.

Todo esto es otra forma de decir que no "hay en la tierra nadie tan justo que haga el bien y nunca peque". Como dice la Escritura: todos somos pecadores, todos merecemos ser condenados, y todos necesitamos un Salvador. Y, gracias a Dios, tenemos un el único Salvador, el Hijo de Dios, Jesucristo. Nuestro Salvador vino a este mundo a redimir, reciclar y restaurar lo peor de nosotros... y también lo mejor de nosotros.

Sí, aunque nos parezca raro, Jesús vino a salvar a las personas respetables... porque ellas lo necesitan tanto como los de mala reputación y los deshonestos. Como una vez escribió el Apóstol Pabl "Cristo Jesús vino al mundo a salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero" (1 Timoteo 1:15b).

ORACIÓN: Querido Salvador, que viniste a buscar y salvar pecadores... pecadores como esta señora... como San Pablo... como yo... por haber hecho todo lo que hiciste para borrar todo lo que yo he hecho mal, te alabo y agradezco inmensamente. En tu nombre. Amén.

© Copyright 2010 Cristo Para Todas Las Naciones 

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
[email protected] 
www.paraelcamino.com 

Archives

Follow Crosswalk.com