Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Alimento Diario

Alimento Diario - 9 de Diciembre, 2013

  • 2013 Dec 09
  • COMMENTS
  

La luz verdadera

¡Levántate, resplandece, porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti!… Andarán las naciones a tu luz… Isaías 60:1,3

Durante muchos siglos las antorchas, las velas y las lámparas, fueron los elementos que iluminaron los hogares y los templos.

Antes del descubrimiento de la electricidad, las noches de la humanidad eran muy oscuras, peligrosas e inseguras, por lo que esas llamas minúsculas y frágiles eran altamente valoradas. En el inmenso silencio de la noche, hombres y mujeres contemplaban las llamas descubriendo dentro de aquel fuego luz, vida, calor y seguridad. En los templos el fuego fue el símbolo y señal de la presencia divina, llegando, en muchos casos, al extremo de ser honrado como un “dios”.

La vela, como símbolo, habla claro: la luz que brota de ella es una llama viva que dispersa las tinieblas y da calor. La vela tiene un pabilo que saca de su interior la cera, que es su fuente de alimentación y sustento. La cera se entrega totalmente, consumiéndose en esa sublime misión de iluminar, a la vez que su llama tiene la facultad de encender otras llamas sin disminuirse.

En esta época del año son comunes las luces navideñas. Las utilizamos para decorar y así  demostrar el tiempo festivo que estamos viviendo y que queremos compartir con el resto del mundo. Hagamos que todas las luces que utilicemos en esta Navidad, simbolicen la única luz verdadera: la luz de Jesucristo, que vino a este mundo para disipar hasta la más profunda e impenetrable oscuridad, sacrificándose a sí mismo para rescatarnos de todos nuestros pecados.

ORACIÓN: Jesús, luz para las naciones, ven e ilumina cada rincón de nuestra existencia y danos siempre tu paz y esperanza. Jesús, luz del mundo y de mi vida, brilla en mí y a través de mí. Amén.

© Copyright 2012 Cristo Para Todas Las Naciones

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
camino@lhm.org 
www.paraelcamino.com 

Archives

Follow Crosswalk.com