Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Con Diseño Divino

Es asunto de fe - Con Diseño Divino - La Semana del 8 de Marzo

  • 2017 Mar 08
  • COMMENTS

Con Diseño Divino

Es asunto de fe

De la Palabra de Dios: “Entonces llegó uno de los líderes de la sinagoga local, llamado Jairo. Cuando vio a Jesús, cayó a sus pies y le rogó con fervor: ‘Mi hijita se está muriendo —dijo—. Por favor, ven y pon tus manos sobre ella para que se sane y viva’” (Marcos 5:22-23).    

¿Quién era Jairo? La Biblia lo describe como uno de los jefes de la sinagoga. Este título en realidad hacía referencia a alguien con responsabilidades administrativas como cuidar del edificio, supervisión de los servicios. En otros casos el título era más bien honorífico y no implicaba necesariamente una obligación específica. Es importante que se menciona su nombre propio lo que contribuye a la evidencia histórica de lo narrado por los apóstoles. 

Jairo, a pesar de ser miembro del cuerpo religioso, que como sabemos cuestionaba y se oponía al ministerio de Jesús, reconoció de inmediato su necesidad de intervención divina y no pensó dos veces antes de postrarse ante él y suplicar misericordia a favor de su hija enferma (v. 23)

La respuesta de Jesús fue pronta, y Marcos, con su típica manera de narrar los hechos, nos lo deja saber.

¿Por qué no siempre la respuesta de Dios es inmediata? ¿Qué había de diferente en la petición de Jairo que logró que el Señor se fuera con él enseguida? Nunca lo sabremos exactamente, pero necesitamos entender que el tiempo de Dios es perfecto y en muchos casos no depende de nada que nosotros hagamos o digamos, se trata de su plan. Ese fue el caso de la enfermedad y muerte de Lázaro, por ejemplo (Juan 11). La Biblia nos enseña que este hombre era amigo de Jesús; si lo vemos desde el punto de vista humano, Jesús debió responder con mayor rapidez a esta petición. Pero no lo hizo.  ¿Por qué? Porque en ocasiones a Dios le interesa más el cuadro general, el impacto de una respuesta para muchos, que para una sola persona.

“Por eso les dijo claramente:

—Lázaro está muerto. Y, por el bien de ustedes, me alegro de no haber estado allí, porque ahora ustedes van a creer de verdad. Vamos a verlo.” (Juan 11:14-15)

No obstante, a pesar de su inmediata respuesta a Jairo, un incidente en el camino lo detuvo (en breve lo mencionaremos), y la hija de Jairo muere… o al menos eso creía la gente cuando llegaron con la noticia.

Imagina la situación por un momento: tu última esperanza como madre se marcha cuando te dicen que ya no hay nada que hacer, ¡ni siquiera molestes a Dios con tus oraciones! Puede ser un médico con un diagnóstico, o la administración de la escuela con respecto a la conducta de un hijo rebelde, o tu hija te dice que no quiere saber nada más de Dios… Sin embargo, la respuesta de Jesús marcó la diferencia para Jairo, y debe hacerlo para nosotros también.

“No tengas miedo. Solo ten fe” (v. 36).

¡Eso es lo que debe producir en nosotros el conocer a Cristo! Aprender a vivir en la fe y por fe, y no esclavas del temor. La fe desafía las circunstancias. La fe destierra la duda. La fe ve más allá de lo que nuestros ojos contemplan. Pero debemos aprender esto: La fe no puede depender de cómo nos sintamos. La fe es una convicción en nuestra mente y una decisión en el corazón. No dejes que los sentimientos te engañen. Dios sigue siendo Dios. Hará lo que prometió. Será fiel hasta el final.

Creo que debo añadir algo más, no siempre el resultado de nuestra petición será el esperado; y eso a veces nos asusta. La única manera de vivir libres de temor es cuando comprendemos que Dios nos ama infinitamente, y por su amor solo busca nuestro bien, incluso cuando no lo entendamos.

El final fue feliz para Jairo y su familia, pues la niña quedó sana y regresó a la vida. Sin embargo, la multitud incrédula, que pudo haber sido testigo de un milagro tan grande, perdió la oportunidad. Solo sus padres; además de Pedro, Jacobo y Juan, pudieron presenciar el poder de la resurrección. Me hace pensar cuántos milagros pudiéramos no ver por la incredulidad de nuestro propio corazón.

¡Vivamos creyendo, como él lo diseñó!

(Este artículo forma parte de la serie “Caminando con Jesús”, en wendybello.com)

© 2017 Wendy Bello

Facebook
Twitter

visitar nuestro sitio web clic aquí


Archives

Follow Crosswalk.com