Depende de Dios.

"¡Vamos ahora! los que decís: Hoy y mañana iremos a tal ciudad, y estaremos allá un año, y traficaremos, y ganaremos; cuando no sabéis lo que será mañana. Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece. En lugar de lo cual deberíais decir: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello. Pero ahora os jactáis en vuestras soberbias. Toda jactancia semejante es mala". Santiago 4:13-16

Recuerdo la historia de aquel niño que se hallaba en el desierto, expuesto a un calor sofocante y anhelaba un respiro, le pregunta a su madre si ella conoce el por qué de la intensidad de este clima que estaban sufriendo, su mami le explica que Dios es soberano para enviar el clima que Él desee, pero que juntos podían orar y pedir a Dios que les enviara un mejor clima. Cuenta la madre que este pequeño oró así: “Soberano Dios si en nada daña tu planes, por favor permite que venga lluvia en este lugar tan caluroso”, y de manera maravillosa esa misma tarde una tormenta de agua se apresuró a calmar el asfixiante calor de aquel lugar.

¿Cómo es nuestra oracion cuando nos acercamos a Dios a pedir por algo, reconocemos que Él es todopoderoso y que nada ocurrirá a menos que sea su perfecta voluntad, venimos exigiendo como niños malcriados lo que queremos y cómo lo queremos, o ni siquiera tomamos el trabajo de consultar si esa decisión va de acuerdo a los propósitos de Dios? Es fácil olvidar que dependemos de Él, pero vivir una vida pensando que no le necesitamos no es más que pura insensatez.  ¿Quién puede conocer el futuro, o quién se atrevería afirmar lo que el mañana traerá cuando ningún ser humano tiene control del porvenir? Sin embargo, olvidando lo efímera que es la vida y el insignificante punto que representa nuestra galaxia en el vasto universo; nos creemos dueños de nuestro tiempo, señores del futuro y controladores de lo que nos rodea, nos enorgullecemos al hablar de lo que hemos logrado y alcanzado, pero la verdad es que el hombre es como neblina que aparece solo por un poco de tiempo y luego desaparece.

Empecemos a pedir la perfecta voluntad de Dios para nuestras vidas, dedicando el tiempo suficiente a descubrir los planes de Dios para los hogares y familias, esperando que aquel que conoce el pasado, presente y futuro, nos dirija hacia los planes que tiene para nosotros. Aprendamos de este pequeño que dependía completamente de la voluntad de Dios, aun si era diferente a lo que él tenía en mente. Miremos a aquellos hombres de fe que de acuerdo a la palabra de Dios, consultaban a Jehová si debían luchar una guerra, conquistar tierras o sencillamente irse a otro lugar con su familia, ellos fueron prósperos y bendecidos ya que la única forma de errar era cuando olvidaban consultar a Dios. No obstante hoy en día, hacemos negocios, compramos propiedades y tomamos decisiones basados en nuestros juicios y estimaciones, desconociendo que Dios tiene un propósito con todo el cual desea revelarnos, la pregunta es ¿estás dispuesto a escucharlo  y obedecerlo?  

No podemos olvidar el depender de Dios, solo si a él le place entonces tú y yo tendremos vida y salud el día de mañana para seguir cumpliendo su voluntad.

 “Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas. Proverbios 3:5-6

Autora: Dilean Cañas

Haz clic aquí para visitar la página de CVC La Voz

Si necesitas oración o consejería, CVC La Voz tiene personas preparados para recibir ayuda. CVC La Voz Radio Cristiana provee contenido dinámico y relevante diariamente para impactar vidas. Tenemos un grupo dedicado de consejeros listo para recibir su petición de oración, comentarios o preguntas.