Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< El Camino Bíblico

El Camino Bíblico - 23 de Noviembre

  • 2014 Nov 23
  • COMMENTS

Lea Romans 14

En la lectura de hoy:

La ley del amor sobre las cosas dudosas; los creyentes judíos y gentiles comparten de la misma salvación; el deseo de Pablo de ir a Roma y sus saludos

Aun ahora, Cristo está intercediendo por nosotros por razón de nuestras debilidades y tentaciones (Hebreos 7:25; Romanos 16:25-27).

Ninguna persona en la historia, con la excepción de nuestro Jesús, ha vivido sin pecado. Desde que no podemos conocer los corazones de nadie, Dios nos advierte: «¿Tú quién eres, que juzgas al criado ajeno? Para su propio señor está en pie, o cae; pero estará firme, porque poderoso es el Señor para hacerle estar firme» (14:4).

«Así que, los que somos fuertes debemos soportar las flaquezas de los débiles, y no agradarnos a nosotros mismos. Cada uno de nosotros agrade a su prójimo en lo que es bueno, para edificación. Porque ni aun Cristo se agradó a Sí mismo» (15:1-3). Nuestro mayor ejemplo de cómo debemos de vivir nuestras vidas es Jesucristo, que sin egoísmo tomó todos nuestros pecados sobre Sí mismo, sufriendo los insultos, las persecuciones, y la cruel muerte física en una cruz por nuestra causa. Su sacrificio personal demostró el modo en que el creyente debe de tratar a otras personas para su bien y para la gloria de Dios.

El hermano «más fuerte» voluntariamente pondrá a un lado sus deseos personales y con amor considerar cómo fortalecer a su hermano «más débil» sin juzgarle, para no darle la oportunidad a Satanás para hacer hincapié por medio de la división o por la hipocresía.

Cuando le permitimos a Cristo ser el Señor de nuestras vidas, esto resulta en un cuidado sincero y compasivo para otras personas, no sólo para un hermano o una hermana débil en Cristo, pero para las personas perdidas también. El discernimiento espiritual nos lleva a tener un entendimiento de otras personas y sus presentes situaciones. La amonestación de «soportar las flaquezas de los débiles» requiere, de todos los creyentes que han madurado en la fe, un gran nivel de compasión y de estar involucrados en las vidas de otras personas.

Mientras que es verdad que Dios juzga el pecado y nos deja saber bien claro que tenemos que predicar «la Palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina» (II de Timoteo 4:2), nuestro amoroso Señor también está diciéndole a todos Sus seguidores: «En esto conocerán todos que sois Mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros» (Juan 13:35).

Pensamiento para hoy:

Cuando damos — no cuando recibimos — es que encontramos la clave para recibir las bendiciones de Dios.

Versículo de la semana para aprender de memoria: Tito 2:13

Archives

Follow Crosswalk.com