Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< El Camino Bíblico

El Camino Bíblico - 24 de Noviembre

  • 2014 Nov 24
  • COMMENTS


Lea 1 Corinthians 1

En la lectura de hoy:

La gracia y la fidelidad de Dios; los problemas en Corinto; los creyentes son considerados el templo de Dios; la autoridad de los apóstoles

La iglesia en Corinto estaba dividida sobre quién era el líder espiritual más adecuado. Pablo no estaba de acuerdo con los que decían que ellos solamente preferían el punto de vista de Pablo y que Apolos y Pedro necesitaban darle a Pablo la razón, por eso escribió: «¿Qué, pues, es Pablo, y qué es Apolos? Servidores por medio de los cuales habéis creído; y eso según lo que a cada uno concedió el Señor» (I de Corintios 3:5). No somos competidores, pero todos juntos «somos colaboradores de Dios» (3:9). En la epístola a los Romanos, Pablo ilustró esta actitud divisiva al decir: «Uno hace diferencia entre día y día; otro juzga iguales todos los días. Cada uno esté plenamente convencido en su propia mente» (Romanos 14:5).

Nosotros somos miembros del Cuerpo de Cristo. Nuestra mayor prioridad siempre debe ser: «que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer . . . ¿Acaso está dividido Cristo?» (I de Corintios 1:10,13). Todos nos necesitamos los unos a los otros, pues juntos podemos cumplir la voluntad de Dios en el Cuerpo de Cristo por medio de nuestras oraciones, los diezmos, las ofrendas, los talentos, y el poder testificarles a otros. Nadie debe de sentirse indispensable o inadecuado, pues todos somos «una misma cosa» en Cristo (3:8).

Toma toda clase de creyente para hacer el Cuerpo de Cristo, el cual es la iglesia y, sin excepción, todos son necesarios: «nosotros, con ser muchos, somos un cuerpo; pues todos participamos de aquel mismo Pan (Cristo)» (10:17), «Porque nosotros somos colaboradores de Dios» (3:9).

Esto no deja ninguna oportunidad para envidiar la habilidad o la utilidad de otras personas, ni aun para llenarnos de orgullo como si nosotros mismos hubiésemos hecho algo en nuestra propia fuerza. El celo junto con el orgullo deshonran a Cristo y destruyen el espíritu de unidad. Las diferencias a veces son ignoradas por no reconocer este verdadero problema en nuestras vidas.

Es muy importante reconocer que Pablo no estaba esperando una uniformidad en ver las cosas iguales, pero sí quería que hubiese unidad en el Espíritu aun en medio de las diferencias. «Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía. Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz» (Santiago 3:17-18).

Pensamiento para hoy:

No vamos a buscar faltas en los dones que Dios les da a otras personas.

Versículo de la semana para aprender de memoria: Tito 2:13

Archives

Follow Crosswalk.com