Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< El Camino Bíblico

El Camino Bíblico - 14 de Abril

  • 2016 Apr 14
  • COMMENTS

 

 2 Samuel 10

En la lectura de hoy:

Los amonitas y los sirios son derrotados; Betsabé y David; la parábola de Natán y el arrepentimiento de David; el nacimiento de Salomón

Hasta este entonces David, el rey de Israel, nunca había perdido una batalla y se había acostumbrado a obtener lo que quería. «Aconteció al año siguiente, en el tiempo que salen los reyes a la guerra, que David envió a Joab, y con él a sus siervos y a todo Israel . . . pero David se quedó en Jerusalén» (II de Samuel 11:1). Satanás siempre tiene algo o alguien para atraernos cuando estamos en una posición de agradar nuestros deseos carnales. Él siempre presenta el pecado como algo atractivo y que satisface.

Para David, su derrota espiritual empezó con una mirada de deseo carnal hacia la hermosa Betsabé. David sabía que el adulterio era un pecado muy malvado contra Dios y que su penalidad era la muerte (Levítico 20:10). Pero, « . . . envió David mensajeros, y la tomó; y vino a él, y él durmió con ella. Luego . . . (ella) se volvió a su casa» (II de Samuel 11:4). Un pecado casi siempre nos lleva a muchas complicaciones imprevistas y muchas otras acciones malvadas.

Desde el primer momento que David deseó carnalmente a Betsabé hasta que ellos se casaron, nadie se interpuso en sus placeres. Sin embargo, un año después, Natán el profeta audazmente se enfrentó con David y le dijo: «¿Por qué, pues, tuviste en poco la Palabra de Jehová, haciendo lo malo delante de Sus ojos?» (12:9). Por el pecado de adulterio de David, Natán profetizó: «Por lo cual ahora no se apartará jamás de tu casa la espada, por cuanto Me menospreciaste, y tomaste la mujer de Urías heteo para que fuese tu mujer. Así ha dicho Jehová: He aquí Yo haré levantar el mal sobre ti de tu misma casa, y tomaré tus mujeres delante de tus ojos, y las daré a tu prójimo, el cual yacerá con tus mujeres a la vista del sol» (12:10-11). Sumamente afligido y arrepentido de corazón, David confesó: « . . . Pequé contra Jehová. Y Natán dijo a David: También Jehová ha remitido tu pecado; no morirás» (12:13).

Aunque David fue perdonado, durante los próximos 20 años, la segunda parte de su reino y hasta su muerte, las penas y los sufrimientos de David nunca desistieron por haberse rendido a su deseo carnal por sólo una noche.

Más que tener que darle la cara a Dios en el día del juicio, nadie puede evitar las amargas consecuencias de rendirse a la tentación del deseo carnal. Por haber encontrado un arrepentimiento sincero, como está escrito en el Salmo 51, Dios lo perdonó. Pero el perdón no aleja los resultados: «No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará» (Gálatas 6:7).

Pensamiento para hoy:

Tenemos que vivir en el mundo, pero no tenemos que vivir por medio de su nivel de vida.

Lectura opcional: Hechos 15

Versículo de la semana para aprender de memoria: Juan 11:25

Archives

Follow Crosswalk.com