Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< El Camino Bíblico

El Camino Bíblico - 20 de Octa

  • 2011 Oct 20
  • COMMENTS

 

Introducción al Libro de Lucas

Luke 1

En la lectura de hoy:

El nacimiento de Jesús por una virgen; la visita de María a Elisabet; la alabanza de María a Dios; el nacimiento de Juan el Bautista

Jesús hubiese nacido con la naturaleza pecaminosa de Adán si José hubiese sido Su padre biológico. Esto hubiese hecho de Jesús un pecador igual que toda la humanidad y así no hubiese podido ser el Impecable Sacrificio para pagar por nuestros pecados. Pero Gabriel, el mensajero angélico de las buenas nuevas, vino a María y le dijo: «¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo . . . Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un Hijo, y llamarás Su nombre JESÚS. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David Su padre . . . y el poder del Altísimo te cubrirá con Su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios» (Lucas 1:28,31-32,35).

Lucas registró que cuando María vio al ángel «se turbó por sus palabras» sumamente (1:29). José también se turbó cuando él supo que María estaba en cinta y contempló un divorcio privado. «Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es. Y dará a luz un Hijo, y llamarás Su nombre JESÚS» («Jesús» en hebreo es el mismo nombre de «Josué» que significa «Yahweh» — Jehová que nos rescata - nuestro Salvador), «porque Él salvará a Su pueblo de sus pecados» (Mateo 1:20-21). Esto debe haber sido de mucha consolación para María. En vez de vivir bajo esa sospecha, José recibió una confirmación milagrosa de la virginidad de María.

Unos 700 años antes, Isaías predijo: «Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un Hijo, y llamará Su nombre Emanuel» (Dios con nosotros). «Porque un Niño nos es nacido, Hijo nos es dado, y el principado sobre Su hombro; y se llamará Su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz» (Isaías 7:14; 9:6). El nacimiento de Jesús reveló Su Única Naturaleza como Dios y como Hombre.

El profeta Miqueas había profetizado que el Mesías iba a nacer en Belén Éfrata, y que «Sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad» (Miqueas 5:2). Este pequeño pueblecito, unas seis millas al sur de Jerusalén, era llamado «la Ciudad de David», porque allí fue donde el rey David nació.

«Zacarías . . . profetizó, diciendo: Bendito el Señor Dios de Israel, que ha visitado y redimido a Su pueblo» (Lucas 1:67-75).

Pensamiento para hoy:

«Vimos Su gloria, gloria como del Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad» (Juan 1:14).

Versículo de la semana para aprender de memoria: Mateo 7:3

Archives

Follow Crosswalk.com