Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< El Camino Bíblico

El Camino Bíblico - 22 de Octa

  • 2011 Oct 22
  • COMMENTS

 

Lea Luke 4

En la lectura de hoy:

La tentación de Jesús; Sus enseñanzas; Sus sanidades; la gran cantidad de peces; otros milagros; el llamamiento de Mateo

Algunas personas piensan que ellos pueden alabar a Dios en un lago pescando o en sus casas descansando al igual que en la iglesia. Pero, al contrario, Jesús reconoció la necesidad de honrar a Dios al asistir regularmente a los cultos de adoración. Leemos que Él «enseñaba en las sinagogas de ellos» (Lucas 4:15), mientras que estaba en Galilea. «Vino a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo entró en la sinagoga, conforme a Su costumbre, y Se levantó a leer» (4:16). Jesús fue invitado a hablar, «(y) se le dio el libro del profeta Isaías; y habiendo abierto el libro, halló el lugar donde estaba escrito: El Espíritu del Señor está sobre Mí, por cuanto Me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos . . . Y enrollando el libro, lo dio al ministro, y se sentó» (4:17-20; ver Isaías 61:1-2). La Escritura que Jesús leyó contenía una mención bien clara de las tres Personas de la Trinidad — El Espíritu Santo, el Padre, y el Único Ungido.

El pueblo se quedó asombrado, «los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en Él. Y comenzó a decirles: Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros» (Lucas 4:20-21). Ellos se maravillaron de Sus «Palabras de gracia» (4:22), pero también sabían que Él estaba claramente refiriéndose a Sí mismo como el Mesías que había sido profetizado por Isaías y otros de los profetas empezando con Génesis 3:15. Nos podemos imaginar lo sorprendida que se quedó la gente cuando Jesús dijo que Él mismo, quien ellos asumían era el «hijo . . . de José» (Lucas 3:23), era su Verdadero Mesías que por mucho tiempo habían esperado.

La congregación que estaba oyendo a Jesús se enfureció tanto a que Él se estaba igualando a Sí mismo con Dios, que ellos interrumpieron el servicio de adoración, «le echaron fuera de la ciudad», y trataron de matarle por blasfemar al llevarle hasta una cumbre para despeñarle. «Mas Él pasó por en medio de ellos, y se fue» (4:28-30). Lucas acentuó claramente que Jesucristo es Dios (el Mesías).

Qué fácil es caer en el error de seguir las emociones en vez de la verdad revelada en la Palabra de Dios. En desemejanza a los judíos de Nazaret, un poco después se ven los judíos en Berea que «eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la Palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así» (Hechos 17:11).

Pensamiento para hoy:

Vamos a pensar en esto: ¡Tenemos un gran privilegio de trabajar para nuestro Creador!

Versículo de la semana para aprender de memoria: Mateo 7:3

Archives

Follow Crosswalk.com