Mayo 12, 2010

Apocalipsis 1.9-20 

Apocalipsis puede ser el libro más ignorado del Nuevo Testamento, simplemente porque puede ser difícil de entender. Pero desdeñar los tesoros que se encuentran en este libro, es perderse algunas de las descripciones más ricas sobre nuestro Señor que ofrece la Biblia. Nos encanta verle como el niño en el pesebre, y reconocemos la importancia de su muerte y resurrección, pero la historia no termina allí.

Juan recibió una dramática visión del Señor Jesucristo exaltado, como está Él ahora en el cielo. Aunque el apóstol había tenido una amistad íntima con Cristo en la tierra, la visión de su Señor en ese estado glorificado hizo que se desmayara del miedo (v. 17).

En la escena celestial, Cristo es presentado como el Señor de su iglesia, en medio de los candeleros. Él está pendiente de sus hijos, preservándolos, protegiéndolos y reprendiéndolos cuando es necesario.

Unos pocos capítulos después, en Apocalipsis 5.1-14, Jesús es mostrado como el Cordero de Dios, quien, como nuestro Sumo Sacerdote, se sacrificó por nosotros. Su sangre compró la redención para gente de todo tiempo y lugar, para que pudieran convertirse en ciudadanos de su reino. Todo el cielo estalla en alabanza y adoración cuando Cristo es el único digno de ponerle fin a esta era y establecer su reino de justicia (v. 13).

Si usted es creyente en Cristo, está leyendo sobre su futuro. Imagínese en la escena, viendo a Jesucristo como el Señor y Cordero de Dios exaltado. ¡Las alabanzas descritas en Apocalipsis 5.9-14 salen de la boca de usted! Que esta visión del futuro defina su adoración y su perspectiva esta semana. Si usted es creyente en Cristo, está leyendo sobre su futuro. Imagínese en la escena, viendo a Jesucristo como el Señor y Cordero de Dios exaltado.

www.encontacto.org  - www.encontacto.org/meditaciondiaria  -  www.encontacto.org/archivodevocional