Jesús está vivo y activo

Hebrews 10:10-14

¿Se ha preguntado usted alguna vez qué estará haciendo Jesús, ahora que ha ascendido al cielo? Nuestro pasaje bíblico nos dice que después de ofrecerse a sí mismo como sacrificio por nuestros pecados, se sentó a la diestra de Dios. El v. 13 puede llevarnos a creer que Él está simplemente sentado allí esperando el momento de venir de nuevo a gobernar y reinar en la tierra. Pero si consideramos otros pasajes, nos damos cuenta pronto de que Él está muy activo a nuestro favor.

En primer lugar, aunque el Hijo está con el Padre en el cielo, Él también vive en cada creyente en la persona del Espíritu Santo, a quien Él envió para estar en nosotros y con nosotros (Jn 15.26; Ro 8. 9, 10). Cristo está trabajando activamente dentro de usted para moldear su carácter y hacerle más obediente.

Además, Jesús vive para interceder por quienes creen en Él (He 7.25). Él pide a favor nuestro, y trae nuestras oraciones delante del Padre.

Luego, vemos en 1 Juan 2.1, 2 que Jesús es nuestro abogado cuando pecamos. Al ser mediador entre Dios y nosotros, Cristo declara que hemos sido justificados por su sacrificio y nuestra fe en Él.

Es más, Cristo está preparando un lugar para nosotros en el cielo (Jn 14.1-3). También está haciendo los preparativos necesarios para su regreso.

Jesús está ocupado en el cielo realizando la voluntad del Padre. Y nosotros, como sus seguidores, debemos estar haciendo lo mismo. Él nos salvó con el fin de que seamos un reflejo de su vida en nuestro trabajo, actitudes, palabras y conducta. Somos su cuerpo —sus ojos, sus oídos, su voz, sus pies y sus manos— dirigiendo los demás a Él.

www.encontacto.org  - www.encontacto.org/meditaciondiaria  -  www.encontacto.org/archivodevocional