Julio 18

Psalms 63:1-8 

Una relación personal con Dios por medio de Jesucristo tiene el potencial de ser más satisfactoria que cualquier relación terrenal. El rey David escribió su experiencia en el Salmo 63. Nuestro Padre celestial quiere tener un tierno vínculo con nosotros, como lo hizo con David.

El primer paso es comprometerse firmemente a conocerle, lo cual tiene prioridad sobre todos los demás asuntos. David describió como una sed intensa su pasión por conocer a Dios (v. 1); el apóstol Pablo comparó con una carrera su dedicación a la búsqueda del Señor (He 12.1, 2). Si nos sometemos al señorío de Cristo y le buscamos con el corazón y la mente, nuestra alma quedará satisfecha.

Una vez que decidamos seguir con diligencia al Señor, nuestro siguiente paso es dedicar tiempo a su Palabra. La Biblia es la revelación de Dios de sí mismo y de su plan para el mundo. Sacar tiempo para leer las Sagradas Escrituras y meditar en ellas, es esencial para todo creyente. Así es como aprendemos quién es Dios, cómo trabaja, y lo que desea para nosotros y para la iglesia. Si nos esforzamos por conocer y entender un pasaje bíblico, el Espíritu Santo nos revelará su significado. A Dios le complace que sus seguidores tengan como meta profundizar su relación con Él.

Dedicar tiempo para conocer a Dios, es un paso importantísimo para caminar con Él. Comience hoy con la promesa de buscar al Señor con más diligencia, y de apartar tiempo para el estudio regular de la Biblia y la oración. El Padre celestial está esperando reunirse con usted.

Dedicar tiempo para conocer a Dios, es un paso importantísimo para caminar con Él.

www.encontacto.org  - www.encontacto.org/meditaciondiaria  -  www.encontacto.org/archivodevocional