Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Tu Devocional Más de la Vida

Más de la Vida - La semana del 27 de Mayo

  • 2014 May 27
  • COMMENTS

El Poder de la Palabras
© Copyright 2009 Más de la Vida con Jorge Cota

Proverbios 18:21

Ted Stallard era sin duda "el peor" de los alumnos: sin interés por la escuela, descuidado, con la ropa siempre arrugada, siempre despeinado, uno de esos chicos del colegio de cara impasible, mirada inexpresiva, fría y distraída. Cuando la señorita Thompson le hablaba, Ted siempre respondía con monosílabos. Poco atractivo, sin motivación, actitud distante, no resultaba fácil quererlo.

Aunque su maestra decía que quería a todos los de la clase por igual, en su interior no era totalmente sincera. Cada vez que corregía los trabajos de Ted experimentaba cierto placer perverso poniendo una "tacha" al lado de las respuestas incorrectas. Pero un día decidió indagar un poco más. Buscó el dossier de Ted y leyó lo que otros maestros habían escrito sobre él. En el dossier estaba escrit 1º grad "Ted promete en su trabajo y su actitud, pero tiene una mala situación familiar"; 2º grad "Ted podría dar más. La madre está muy enferma. Recibe poca ayuda de su casa"; 3º grad "Ted es un buen chico pero demasiado serio. Aprende lentamente. Su madre murió el curso pasado"; 4º grad "Ted es muy lento, pero se porta bien. Su padre muestra poco interés por él".

La señorita Thompson se dio cuenta del problema y se avergonzó de sí misma. Se sintió peor cuando sus estudiantes le llevaron sus regalos de Navidad, envueltos en preciosos moños y papel brillante, excepto el de Ted. Su regalo estaba mal envuelto en papel grueso, de color marrón que obtuvo de una bolsa de alimentos y pegado con cinta adhesiva.

Sobre el papel simplemente estas palabras: "Para la Srta. Thompson, de Ted". Ella se sorprendió de que le hubiera llevado un regalo. Cuando lo abrió, apareció una pulsera recargada de piedras falsas a la cual le faltaban la mitad de las cuentas, y una botella que era un cuarto lleno de perfume.

Los otros chicos empezaron a burlarse de los regalos de Ted, pero la señorita Thompson tuvo por lo menos suficiente sentido común como para hacer que se callaran de inmediato poniéndose la pulsera y echándose un poco de colonia en la muñeca. Levantó la mano para que los demás chicos olieran y dij "¡Huele muy bien!"

Al final del día, cuando terminó la clase, y los otros chicos se habían ido, Ted se acercó a la mesa y dij "Señorita Thopmson... Señorita, huele igual que mi madre... y la pulsera de ella le queda realmente muy linda también. Me alegra que le gustaran mis regalos".

Al día siguiente, cuando los chicos llegaron al colegio, los recibió una maestra nueva. La señorita Thompson se había convertido en otra persona. Ya no era sólo una maestra, era una persona comprometida a la comunicación constructiva. Había pasado a ser una persona empeñada en querer a sus chicos y en hacer por ellos cosas que trascendieran su presencia. Ayudaba a todos sus alumnos, pero especialmente a los más lentos, y sobre todo a Ted Stallard. A finales del curso lectivo. Ted había mejorado notablemente. Estaba a la altura de la mayoría de sus compañeros y hasta aventajaba a algunos.

Durante mucho tiempo no supo nada de Ted. Un día recibió una nota que decía: "Querida Señorita Thompson: Quería que fuera la primera en saberl Voy a terminar segundo de la clase. Cariños, Ted Stallard".

Cuatro años después, llegó otra nota: "Querida Señorita Thompson: Acaban de decir que soy el primer promedio de mi promoción. Quería que lo supiera antes que nadie. La universidad no fue fácil, pero me gustó. Cariños, Ted Stallard".

Y cuatro años más tarde: "Querida Señorita Thompson: Ahora ya soy Teodoro Stallard, médico. ¿Qué le parece? Quería que usted fuese la primera en saber que me caso el mes que viene, el 27 para ser más exacto. Quiero que venga y se siente donde se habría sentado mi madre si viviera. Usted es mi única familia ahora. Papá murió el año pasado. Cariños, Ted Stallard".

La señorita Thompson fue a la boda y se sentó donde se habría sentado la madre de Ted. Merecía sentarse allí porque sus palabras le había otorgado ese privilegio. Algo que Ted no olvidaría nunca.

Nuestras palabras son poderosas. Salomón dijo, "En la lengua hay poder de vida y muerte; quienes la aman comerán de su fruto."

La Madre Teresa de Calcuta dijo, "Las palabras amables pueden ser breves y fáciles de pronunciar, pero sus resonancias son en verdad infinitas".

De manera que esta semana, comprométase a darle vida a los demás con sus palabras, ya que éstas tienen un profundo impacto en aquellos que nos rodean.

Haz clic aquí para ver videos de Más de la Vida
Haz clic aquí para escuchar a Más de la Vida
Haz clic aquí para escuchar a Más de la Vida Mujer

Haga clic aquí para visitar la página de Más de la Vida 
P. O. Box 14444 
Palm Desert, CA 92255
Email: info@masdelavida.com
 

Archives

Follow Crosswalk.com