1-14 de Junio 

“Las Manos del Tiempo” 
C
onstructores del Reino 
Por David Jeremiah

Grace Wilder, la hija de misioneros quien regreso a Estados Unidos en 1876, tuvo la ventaja de crecer en un hogar Cristiano. Cuando llego la hora de ir a la universidad, Grace entro a la universidad Mount Holycoke, una escuela de solo mujeres en Massachussets, y empezó un estudio Bíblico. Todos los miembros tuvieron que firmar este acuerd “yo detengo mi inclinaciones y deseos al trabajo que el señor me llame a hacer, ya sea que sea en otra tierra.”

No te rías- treinta y cuatro mujeres en una pequeña universidad firmaron este acuerdo.

Grace y su hermano más joven, Robert, oyeron que el evangelista D.L. Moody estaba llevando una conferencia bíblica para 250 hombres de universidad. Ella animo a su hermano a ir y hacer una declaración para los hombre para firmar- uno aun mas radical que la de ella: “nosotros los que firmamos, nos declaramos deseosos, con el permiso de Dios, a ir a las porciones del mundo que no se han evangelizado.” Grace oro para que por lo menos 100 hombres firmaran la declaración y se comprometieran a ir a misiones en el extranjero. Estas sentado? Exactamente 100 hombres firmaron.

Estos 100 fueron las semillas de lo que fue el Movimiento de Estudiantes Voluntarios, la mas grande movilización de estudiantes para misiones en el mundo en la historia de la iglesia. Más de 100,000 estudiantes eventualmente firmaron la declaración y se unieron al lema del movimiento,: “La Evangelización de el Mundo en Esta Generación.” Grace Wilder regreso a India a la edad de 26 anos y paso el resto de su vida movilizando estudiantes de universidad y alcanzando a los perdidos.

Si, pero…

Puedo oír a alguien decir, ‘buena historia, pero Grace Wilder era una n.m.- Una Niña misionera. Ella se suponía que tenia que hacer estas cosas como empezar estudios Bíblicos y retar a la gente a ir a los fines del mundo.” Con todo el respeto, no en realidad. Si “supuestamente” tenia que hacer estas cosas, era porque era cristiana, no porque fue criada en un hogar misionero.

Ahí esta una de las grandes mentiras erróneas en la iglesia de hoy. Tienes que ser un cristiano de tiempo completo para poder tener un impacto significante para Cristo – para poder ser un constructor del reino. ¡No es cierto!

Grace Wilder era una estudiante universitaria normal. Estoy seguro que nunca sonó con ser la fundadora de un movimiento para estudiantes universitarios. Pero un día, uso sus manos para algo nuevo. Escribió invitaciones o toco puertas e invito mujeres para un estudio bíblico. Escribió declaraciones de compromiso para expresar sus convicciones. Y estudio su Biblia y escribió lecciones cada semana.

Si eso no suena famoso o heroica, estas correcto- no lo fue. Solamente fue fe. Era solamente un joven haciendo lo que tenia que hacer para construir el reino de Dios en su esquina del mundo. El hecho de que sus esfuerzos alcanzaron un tamaño global es un testamento para que Dios honrara su fe, no el gran alcance de su visión.

Las Manos del Tiempo

Grace Wilder tenía dos cosas que tú y yo tenemos: manos y tiempo. En esta edición de Puntos en Movimiento, examinaremos las manos del tiempo. No esas manecillas que caminar alrededor de la fase de un reloj, más bien las manos que Dios usa para construir Su reino. Manos como las de Grace y Robert Wilder, manos como las tuyas y mías, manos que han trabajado por las innumerables esquinas de este planeta por mas de 2,000 anos para ampliar y construir el reino de Dios.

Las manos y el tiempo ha sido siempre la forma que Dios usa. El uso a un pastor llamado Moisés y a su hermano Aarón. Uso a una mujer inmoral llamada Rahab. Uso a un granjero llamado Gedeón y a una sencilla joven mujer llamada Ruth. Uso a un rico hacendado llamado Boaz, un pastor llamado David, a un sacerdote llamado Jeremías y Ezequiel. Uso a un adolescente llamado Daniel, Shadrach, Mescach, y Abed-Nego, y a hombres de la tierra como Amos. Uso a un pícaro profeta llamado Jonás, luminarias como Zefanias, y a un sirviente civil como Nehemías.

En el Nuevo Testamento, Dios uso a una adolescente llamada Maria, un carpintero llamado José, a unos pescadores llamados Pedro, Andrés, Santiago, y Juan, a un colector de impuestos llamado Mateo, y a un doctor llamado Lucas. Uso a un dueño de propiedad llamado Barnabas, a un constructor de casas de campana llamado Pablo, a un esposo y esposa llamados Priscila y Aquila, a un adolescente llamado Timoteo. Y hay una lista de personas que Dios uso en Roma de las cuales no sabemos nada excepto sus nombres- y el hecho de que eran constructores del reino en la ciudad mas necesitada del mundo (Romanos 16:1-16).

Si no mencione tu ocupación, no te preocupes – Dios ha usado toda clase y categoría de gente en la fase de la tierra para construir Su reino. Y El quiere usarnos a ti y a mí de la misma forma.

La Gente es la Prioridad

Ha escuchado el chiste sobre un pastor cínico quien se lamentaba con un ministro, “ amo el ministerio- es la gente a la que no puedo soportar!”? Mientras que un comentario triste de en el corazón de un pastor, el chiste sugiere una realidad: No hay nada fácil trabajar con la gente. La gente – gente Cristiana – pueden ser flojas, perturbadoras, egocéntricos, no cooperan, e irritables. (Solamente lee la porción de la Escritura sobre como Moisés lidio con los Israelitas en su camino a la Tierra Prometida en los primeros días de la construcción del reino de Dios.)

Podemos ser perdonados por preguntar, “Por que Dios usa gente para construir Su reino? No seria más fácil para El anunciar el Evangelio desde el cielo para que todo el mundo lo pueda escuchar? O escribirlo por todo el cielo con letras grandes? Por que El usa a gente como nosotros?”

Aquí esta la respuesta: Dios nos usa para construir Su reino porque nosotros somos Su reino! Pablo dice: “porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo” (Romanos 14:17). Somos los portadores del reino – el reinado y reglas de Dios en esta tierra esta manifiesta por Sus reglas y reinado en nuestras vidas. Su rectitud, paz, y gozo en nosotros son la evidencia del reino de Dios en la tierra.

En el Antiguo Testamento, el reino tenía un centro geográfic Jerusalén. Dios moraba ahí entre Su gente, y Su gloria entre Su gente era como una señal de neon, dibujando todas las naciones para el mismo en Jerusalén. Y así será durante el Milenio. (Zacarías 8:23, 14:1-9).

Pero porque Israel fallo en aceptar a su Rey, Jesucristo, el reino ya no esta centrado en Jerusalén. El reino esta en los corazones de aquellos quienes aceptan a Jesús. Donde quiere que ellos vayan y manifiesten los valores del reino de Dios, ahí también va el reino. Pedro dice que somos piedras vivientes construyendo la morada de Dios en la tierra (1 de Pedro 2:4-6). Mientras que Dios nos hace a la imagen y carácter de Cristo (Romanos 8:29), así también el reino de Dios esta construido para reflejar las reglas del Rey.

Pero el reino no esta solamente madurando, sino que esta creciendo en números. Así que, mientras Dios nos madura en Cristo, El nos usa para alcanzar e invitar a otros al reino. Construimos el reino mientras que nos sometemos al reinado del Rey e introducimos a otros a El – invitarlos a habitar y construir el reino con nosotros.

Los Constructores y Sus Herramientas

Cuando una casa se construye, los trabajadores se presentan con diferentes herramientas: martillos, llaves, cortadores de alambre, brochas para pintar, palas y rastrillos – lo que se necesite. Y traen sus temperamentos: motivadores, organizadores, numerosos cepillos, artesanos, medidores del tiempo- la lista es infinita.

Así también es la construcción del reino. A cada uno de nosotros se le ha dado herramientas (regalos espirituales y habilidades naturales), deseos y motivaciones, intereses y anhelos, sueños y visiones. Dios nos ha equipado de forma única a cada uno de nosotros de acuerdo a Su voluntad para llevar un rol en la construcción de Su reino (Salmo 139: 13-16; Romanos 12:3-6; 1 de Corintios 12:18).

Grace Wilder uso las herramientas que Dios le dio para construir Su reino en la Universidad Mount Holyoke – y cambio su mundo. No cambio el mundo porque ayudo a fundar un movimiento de 100,000 estudiantes. Cambio el mundo porque estuvo dispuesta a enseñar la Biblia a treinta y cuatro estudiantes en Massachussets. Si solamente una persona hubiera ido, el mundo hubiera sido cambiado, el reino hubiera sido construido.

Lo que seas o quien seas, Dios quiere que seas un constructor de Su reino. Mientras lees esta edición de Puntos Cambiantes, toma tus herramientas. Eres una “mano de tiempo” de Dios para expandir Sus reglas y reino en la tierra. 

Para mas información por favor de visitarnos en www.momentodecisivo.org.

P. O. Box 3804 
San Diego, CA 92163-1804 
Email: 
info@momentodecisivo.org