Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Susurros Nocturnos

Susurros Nocturnos - 1 de Marzo, 2014

  • 2016 Mar 01
  • COMMENTS

 

Mar | 01 | ¡Libertad y gozo!

 
GOZO 


Acts 2:28
Me hiciste conocer los caminos de la vida; Me llenarás de gozo con tu presencia. (RV)

¡Libertad y gozo!

Filadelfia, “la ciudad del amor fraternal”, por un breve período fue la capital de los Estados Unidos y lideró el camino hacia la emancipación de los esclavos de Norteamérica cuando, en un día como hoy de 1870, Pensilvania se convirtió en el primer estado en abolir la esclavitud. ¡Ellos, que estaban encadenados, finalmente fueron liberados! Jesús todavía está rompiendo las cadenas de aquellos que están cautivos y los está llevando hacia la ciudad de amor fraternal. Esta fue Su misión desde el comienzo y, desde el comienzo Él nos mostró que no existe un infierno tan profundo que Él no posea el poder para llegar y redimirnos.

Jesús comenzó y terminó Su misión de dar libertad a aquellos esclavizados por el pecado y por la muerte con su grito de “¡Consumado es!” ¡De hecho, este fue un grito de triunfo arrollador sobre la afirmación de este hecho! En efecto, esta sacrificada muerte de Jesús le dio el derecho de ingresar en el infierno gritando “¡Victoria, victoria, victoria!” Y aún hoy, ¡Él tiene el derecho y el poder para hacer eso en ti!

Sí, justo allí en el infierno, Jesús fue a liberar a aquellos en esclavitud. Primero justificó la predicación del justo Noé en los oídos de un mundo muerto y alguna vez bajo el agua, quienes por siglos habían mirado con añoranza y envidia a través de un abismo eterno que los separaba de aquellos otros quienes, por la fe, esperaban por el derramamiento final de la sangre del Cordero de Dios. Luego este mismo Salvador anunciado, quien se había parado ahora, por un corto tiempo, frente a ese mundo perdido hacía ya mucho, finalmente les dio la espalda y allí, sí, justo allí en el infierno, este mismo Cordero, fuerte y semejante a un león, con la magnífica misericordia y justificación de Dios reunió a todos los que esperaban en el seno de Abraham, y “se llevó cautiva la cautividad” al tiempo que cantaban hacia un cielo abierto, cuyas paredes a su vez se inclinaron con ángeles vigilantes respondiendo a su canto, “¡Eleven, oh puertas, sus cabezas y levántense ustedes, puertas eternas, y entrará el Rey de gloria. ¿Quién es este Rey de gloria? El SEÑOR, el fuerte y valiente, el SEÑOR, poderoso en batalla. Levanten oh puertas, sus cabezas y levántense ustedes, puertas eternas, y entrará el Rey de gloria. ¿Quién es este Rey de gloria? ¡El SEÑOR de los ejércitos! ¡Él es el Rey de la gloria!” ¡Aleluya! Salmo 24:7-10

¡Ellos, los que estaban en esclavitud, fueron finalmente liberados! Jesús todavía está rompiendo las cadenas de aquellos que están cautivos y los está llevando hacia la ciudad de amor fraternal. Esta fue Su misión desde el comienzo y, desde el comienzo ¡Él nos mostró que no existe un infierno tan profundo que Él no posea el poder para llegar y redimirnos!

Reflexiona: “Entonces DIOS le dijo a Abraham: ¿Por qué se ha reído Sara diciendo: ¿Será cierto que he de dar a luz siendo ya vieja? ¿Hay para Dios alguna cosa difícil? Al tiempo señalado volveré a ti, y según el tiempo de la vida, Sara tendrá un hijo.” Génesis 18:13-14 (Reina Valera 1960)

Ora: Oh Rey de la Gloria, Cristo mi Salvador. Al vencer la muerte, Tú allanaste el camino de la vergüenza y lo cambiaste en honor y de la desesperanza más profunda y nos diste gozo sobreabundante en la presencia del Padre. Tú hiciste esto por mí. Oh mi Jesús, muéstrame el camino de la vida y guíame hacia la alegría de Tu Padre, mi Padre, Tu Dios y ahora mi Dios. Ayúdame a no tomar ningún riesgo con este gozo indescriptible y lleno de gloria, el cual Tú compraste para disfrutar junto a mí. ¡Cual esclavo liberado con una bolsa de oro, ayúdame a danzar, ayúdame a cantar sin ataduras en Tu ciudad del amor fraternal! ¡Que este sea el tiempo señalado de mi vida! Mi Rey, permite que haya en mí libertad y gozo, oh Señor... ¡libertad y gozo! Amén.

 

Archives

Follow Crosswalk.com