Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Susurros Nocturnos

Susurros Nocturnos - 18 de Febrero, 2016

  • 2016 Feb 18
  • COMMENTS

Feb 18 Sarah tuvo un hijo mientras que Abraham ofrecía sacrificio

ACTÚA 

Sarah tuvo un hijo mientras que Abraham ofrecía sacrificio

Hebreos 11:1

ES pues la fe la sustancia de las cosas que se esperan, la evidencia de las cosas que no se ven. (Reina Valera antigua) 

Siempre he deseado dar un buen vistazo a, aunque sea, un gramo de fe. Siempre he querido examinar su sustancia, investigarla, medirla, cuantificarla y dividirla en sus componentes. Sin embargo, nunca he podido encontrar suficiente como para hacerlo, ni siquiera una ínfima cantidad, ni un grano, ni un minúsculo pedacito del tamaño de una semilla de mostaza. La fe pareciera ser ese elusivo elemento que se esconde de la investigación empírica, pero en realidad, es muy fácil de ver y examinar, es simple. Permíteme mostrarte esta suculenta rosa roja. En esta definición de la fe en Hebreos 11:1, se nos da un suelo en el cual germina la semilla de la fe. El suelo en el que la fe crece es: ‘las Cosas’. “La fe”, dice, “es, sustancialmente, la evidencia y sustancia de ‘cosas’”.

¿Qué son estas ‘cosas’? Bueno, hablando de manera pragmática desde luego, estas ‘cosas’ son, simplemente, los ‘asuntos’ de nuestra vida diaria. Y no me refiero únicamente a los temas de mercado sino que utilizo el término en su significado más amplio de la vida, que también incluye el mercado. Estas ‘cosas’ pues, podrían ser: la gente, los lugares, las costumbres, las transacciones legales, los objetos materiales, los deseos y las ideas abstractas, los planes, las manifestaciones, las relaciones, los juramentos, las promesas, ¡y todo lo que se te ocurra! ¿Ves el panorama? Ahora bien, para que la fe florezca, estas ‘cosas’ a las que hacemos referencia no existen en la realidad, sino que tienen todavía que materializarse en nuestro mundo visible. Son cosas ‘que uno espera’, ¿te das cuenta?, pero por el momento, son cosas que no se ven porque todavía no se han formado, y tan es así que, ¡aún no existen! Son expectativas, son relaciones, posiciones, deseos, planes, objetivos; son las ‘esperanzas’ especiales e importantes, porque ciertamente, estas cosas ‘esperadas’ son parte fundamental de nuestra satisfacción, de nuestra plenitud y nuestro deseo. Supeditamos nuestro futuro a estas ‘esperanzas’.

Ahora bien, a pesar de esta forma presente e inmaterial de las ‘esperanzas’, la flor de la fe crece y absorbe la sustancia, y es la sustancia es el hecho de que esa cosa inexistente sin embargo, en algún punto, ¡existirá! Por lo tanto, la flor de la fe es la confianza y la confianza solo puede ser confirmada por la acción. Ahora, fíjate bien: la flor de la fe se muestra a sí misma en acciones. Entonces, si no hay acción, no hay confianza y donde no hay confianza no hay fe, no hay un llamado de lo etéreo del mundo invisible para que tome alguna forma material en el mundo visible. La sustancia de la flor de la fe es la ‘acción’, y la acción tiene su propio perfume de convicción. Así es, la sustancia de ‘acción’ de la fe tiene el perfume evidente de la certeza, de la convicción, del testimonio. ¿Cómo luce esta suculenta rosa roja de la fe? Bueno, luce así: Noé construyó un arca. Abraham dejó su país. Sarah, ya vieja, durmió con su esposo y engendró un hijo. Abraham casi sacrifica a Isaac en un altar. Jacobo bendijo a su familia problemática. José redactó un testamento inusual y Moisés tomó una decisión poco sensata. ¡LA FE TIENE PIERNAS! ¡La fe actúa! La evidencia de la fe es la acción, la sustancia de esa fe es la dirección de esa acción. 

Creo que quizá hoy haya hecho más para confundirte que para iluminarte. Mis disculpas. Permíteme intentar una vez más inyectar algo de claridad sobre la fe. Si dices que tienes fe y no estás haciendo nada, no estás yendo a ninguna parte; en otras palabras, si no existe una acción direccional a partir de tu declaración de fe, entonces, tú no tienes fe. Tienes algo que está muerto y es de plástico. 

Porque…la sustancia de la fe ¡se evidencia con acciones! Y tu…¿tienes fe? Reflexiona: Aunque todos obtuvieron un testimonio favorable mediante la fe, ninguno de ellos vio el cumplimiento de la promesa. Hebreos 11:39 NVI Ora: ¡Mira lo que hago Padre! Mira cómo creo en Ti. Observa mis acciones y deléitate en mi fe en Ti. Cada paso de mi camino es una huella del testimonio de mi confianza en Ti, de que Tú darás vida a aquellas cosas que actualmente no se ven. OBSERVA cuánto creo en Ti. ¡Mírame, Padre! 

Reflexiona:- Aunque todos obtuvieron un testimonio favorable mediante la fe, ninguno de ellos vio el cumplimiento de la promesa. Hebreos 11:39 NVI 

Ora: -  ¡Mira lo que hago Padre! Mira cómo creo en Ti. Observa mis acciones y deléitate en mi fe en Ti. Cada paso de mi camino es una huella del testimonio de mi confianza en Ti, de que Tú darás vida a aquellas cosas que actualmente no se ven. OBSERVA cuánto creo en Ti. ¡Mírame, Padre!

Archives

Follow Crosswalk.com