Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Susurros Nocturnos

Susurros Nocturnos - 4 de Abril, 2016

  • 2016 Apr 04
  • COMMENTS

Apr 4 El tsunami del Príncipe de las Sonrisas

VERDAD

El tsunami del Príncipe de las Sonrisas

Juan 1:1-4 E

En el principio ya existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. Él estaba con Dios en el principio. Por medio de él todas las cosas fueron creadas; sin él, nada de lo creado llegó a existir. En él estaba la vida, y la vida era la luz de la humanidad. NV

Si bien Jesús, la Palabra, es el Juez de todas las cosas que Él creó, también es vida para todo lo que creó. Así es, el componente de expresión más intrínseco de la Palabra es justamente eso, ‘¡la Vida!’ Por lo tanto, en Jesús encontramos la vida, no únicamente el punto de encendido eléctrico y la batería de mantenimiento de todas las cosas, sino también la vida como manifestación completa y gozosa de esa expresión encendida y de funcionamiento perpetuo de Su ser. ¡Jesús, la Palabra, es VIDA! Vida que durará por siempre, vida eterna, vida sin fin, vida abundante, la vida recta, la vida angosta, la buena vida. (Mateo 7:14) Ciertamente, si la vida fuera un caballo, Jesús sería el Príncipe de las sonrisas que tomó las brillantes y doradas crines de este pura sangre de blanco pelaje y lo espoleó para galopar por el universo y sus cascos golpearon la tierra igual que los latidos de un hombre cayendo diez mil metros envuelto por cálidos vientos ante la expectativa de un clavado sin fin que terminaría en los brazos acogedores del Dios Altísimo. En Él estaba la vida… y esa vida era la luz de los hombres. 

Ahora, lo que resulta interesante de esta vida es que tiene sustancia y propósito. Esta vida es luz y tiene sustancia de forma material y metafórica. Comprendan que esta vida, esta luz refulgente, es nuestra luz. Fue así desde el principio y así sigue siendo. Jesús es la luz determinada para toda la humanidad, la luz del mundo. Él es la luz del corazón y, por esta razón, de nuestras relaciones, de la sociedad y de la política. Él es la luz de la mente y, por ende, de toda la filosofía y toda la ciencia. Para todo lo que somos y lo que alguna vez seremos, en cualquier medio que habitemos y con el cual nos comprometamos, Jesús es la vida y la luz, más aún, es el centro palpitante de todas las cosas. 

Sin embargo, la verdadera sustancia de la vida es la luz, y esta vida y esta luz no pueden y no coexisten con la oscuridad. Jesús está tan lleno de vida que en Él no hay ninguna oscuridad. (1 Juan 1:5) TENGAN EN CUENTA… toda maldad es ejecutada en la oscuridad y esta oscuridad atemorizante odia la luz. Así es, tiene personalidad que expresa odio hacia la luz. ¿Por qué? Porque la luz expone las obras de las tinieblas y muestra todas sus horribles deformidades a plena luz del día para que Dios las destruya. En otras palabras, la luz, esta expresión de vida verdadera, deja al descubierto y destruye todas las obras de las tinieblas. Así pues, cuando la maldad se revela, cuando la oscuridad al igual que un ladrón se arrastra desde los árboles y engaña haciéndose pasar por algo bueno, danzando alegremente y riendo abiertamente en los parques públicos de la humanidad, donde se juega y donde se hace política, en la educación y en el ‘entretenimiento’, entonces y a pesar de que en ocasiones brille el sol, mi amigo, la ola de la vida y de la luz se ha retirado, y las tinieblas, cual abusador malvado y apestoso, nos llevará a los amplios dominios de su gratificación y atacará nuestros sentidos y pervertirá los tiempos y las estaciones a nuestro derredor. ¡Miren a su alrededor! La oscuridad se está levantando. Jesús se está retirando. La creación temerosa huye hacia el interior, pues esa gran pared de marea vertiginosa del tsunami del juicio de Dios, se aproxima rápidamente hacia nosotros. 

Reflexiona:- Esta luz resplandece en las tinieblas, y las tinieblas no han podido extinguirla. Juan 1:5 NVI 

Ora: -  Te sujetamos para extinguirte, Te percibimos solo para eliminarte. No te poseeremos, pues tomarte para nosotros revela toda nuestra complicidad con las obras de las tinieblas. Luz purificadora brilla en mí. Libérame de los lugares espinosos y deshonestos. Enderézame, Oh Dios. Brilla en mí, mi Salvador, y libérame de las erradas comodidades de mis amigos que aman las obras de las tinieblas. Amén y amén.
Archives

Follow Crosswalk.com