Margen de Error

Muchos pensamientos hay en el corazón del hombre; Mas el consejo de Jehová permanecerá. Proverbios 19:21

Cuando llegó un período de tres meses de tiempo determinado, Bárbara y yo ya sabíamos que íbamos a estar más ocupados que de costumbre. Nos habíamos comprometido demasiado y subestimado el tiempo, que es una tendencia que tenemos. Todo tendría que caer justo si pudiéramos hacer todo sin hacer sufrir a nadie.

¿Cómo iba yo a saber, sin embargo, que en los meses previos a esta intensa temporada de viaje, la familia sufriría uno de los mayores retos personales que jamás había enfrentado? ¿Cómo podría haber sabido que Bill Bright, mi querido amigo, mentor y jefe, me llamaría de su lecho de muerte, pidiéndome que fuera a Orlando para reunirme con él por última vez? ¿Cómo iba a saber que mi mamá se pondría gravemente enferma y se moriría y que cuatro días más tarde, el primer hijo de mi hijo Samuel nacería?

No podría. Así es la vida. Como C. S. Lewis dijo tan acertadamente: "Debemos dejar de considerar cosas desagradables o inesperadas como interrupciones de la vida real. La verdad es que las interrupciones son la vida real".

Es por eso que es esencial construir un cierto margen en su calendario – el margen de maniobra necesario para satisfacer las necesidades inmediatas de las demandas inesperadas y las interrupciones.

Esto significa elaborar tus obligaciones en bloques de tiempo más grandes de lo que realmente necesitas, por si el tráfico es excepcionalmente malo o estás retrasado en salir de la casa. Significa ponerte de acuerdo sobre el número de noches o fines de semana que pones en el calendario cada mes con actividades externas. Significa hablar juntos sobre posibles compromisos antes que decir que sí, para guardarte de vivir demasiado cerca del borde.

No puedes prepararte para algunas cosas, no importa lo bien que planeas. Pero la mayoría de los choques de programación pueden ser absorbidos por la construcción de un margen, dejando espacio para las sorpresas.