Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Devocional para Parejas

Devocional para Parejas - La semana del 11 Enero

  • 2016 Jan 11
  • COMMENTS

¿Los quejosos genéticos?
por Bárbara Rainey

Haced todo sin murmuraciones ni discusiones. Filipenses 2:14

Una cosa para la cual disciplinamos a nuestros hijos era las protestas. No estoy diciendo que lo hicimos a la perfección. Parece que hay una predisposición genética en nuestra familia para quejarse y mostrar una actitud desagradecida sobre casi cualquier cosa. Es nuestro trabajo como padres asegurarse de que estos tiranos descontentos, que se disfrazan como nuestros hijos, no están autorizados a exigir que las cosas siempre salgan con lo suyo.

Incluso en la mesa de la cena.

Puedo recordar cuando nuestros hijos se quejaban acerca de lo que se había puesto delante de ellos. Dennis y yo diríamos, "Yo sé que no te gusta, pero tengo la expectativa que comas un bocado. Después de eso, no tienes que comer más, pero no puedes ir buscando en la cocina por algo más". (Le aseguro, no le hará daño a un niño normal saltarse una comida y tener un poco de hambre a la mañana siguiente.)

A veces, guardamos el plato intacto en la nevera y lo servimos de nuevo más tarde. No se les permitía comer nada más hasta que había comido lo que anteriormente había rechazado. Y no lo dejamos que comieron postre a menos que habían terminado su porción de la cena.

Tuvimos una gran familia y Dennis les decía, "Tu madre no es un cocinero de comida rápida para seis clientes exigentes". Parte de enseñar a nuestros seis hijos el respeto y gratitud fue darles la oportunidad de comer lo que yo había trabajado mucho para preparar.

Después de todo, los niños están creciendo en un mundo que viene con limitaciones. No siempre van a ser capaces de "tenerlo a su manera". Como padres, no les hacemos ningún favor al permitirles ser el centro de su universo cuando Dios nos ha encomendado la responsabilidad de capacitarlos para ser sus siervos.

Una comida saltada sólo podría enseñarles a apreciar lo que tienen por delante. Pero el desarrollo de un espíritu de queja les costará muy caro durante toda su vida.

 

Archives

Follow Crosswalk.com