Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Devocional para Parejas

El Hombre de al Lado - Devocional para Parejas - La semana del 14 de Noviembre

  • 2016 Nov 14
  • COMMENTS

 

El hombre de al lado

Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí.

Gálatas 2:20

Mike Wallace, del noticiero 60 Minutos, una vez entrevistó a Yehiel Dinur, un sobreviviente del Holocausto y testigo en los juicios de Nüremberg. Durante la entrevista, Wallace presentó un video de Dinur del año 1961, entrando al tribunal Israelí donde se estaba juzgando a Adolph Eichmann, uno de los principales arquitectos del Holocausto. Eichmann había evadido su captura durante años, pero finalmente había sido apresado y traído a la justicia.

Dinur no había visto a Eichmann en 18 años. La última vez que había visto al cerebro alemán fue en Auschwitz, el famoso campo de muerte. De modo que Dinurt se quedó inerte instantáneamente. Comenzó a sollozar incontrolablemente, se desmayó y cayó al piso.

¿Se vio superado por el odio? ¿Por el miedo? ¿Por recuerdos horribles? En realidad, tal como lo manifestó más tarde, no fue nada de eso. Lo que abrumó a Dinur fue esto: repentinamente se dio cuenta de que Eichmann no era el oficial de ejército con autoridad suprema que había destinado a tantos a una muerte tan cruel.

Adolf Eichmann no era más que un hombre común.

Wallace capturó la idea perfectamente cuando preguntó: “¿Cómo es posible que un hombre actúe como Eichmann? ¿Fue un monstruo… un loco… o fue él algo aun más aterrador, una persona común?”

“Eichmann,” sostuvo Dinur, “está en todos nosotros.”

Esta dura verdad sobre nosotros mismos es difícil de tragar. Si no fuera por el miedo a las consecuencias, o por el cariño a nuestra propia reputación, o el fluir sanador de la gracia de Dios, seríamos capaces de cualquier cosa.

Que el Señor nos libre de pensar jamás que nuestra bondad es algo que nace de nosotros mismos. Que nuevamente nos demos cuenta de que la bondad que hay en nosotros es la bondad de Dios que brilla en nosotros… la bondad de Aquel que dio a Su Hijo para darnos vida, y librarnos de nosotros mismos.


Archives

Follow Crosswalk.com