Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Devocional para Parejas

Devocional para Parejas - La semana del 25 de Marzo

  • 2013 Mar 25
  • COMMENTS

Te Necesito

El ojo no puede decirle a la mano, “No tengo necesidad de ti.” 1 Corintios 12:21

Aún recuerdo la primera vez que les dije a mi mamá y a mi papá, “Les amo.” Siendo un adolescente típicamente ingrato e inexpresivo, me encontré mirando a mis padres directamente a los ojos y diciendo esas dos pequeñas palabras terribles.

También recuerdo la primera vez que le dije a Barbara que la amaba. Mi corazón daba saltos violentos. La adrenalina era lo único que fluía más rápido que las gotas de sudor por mi frente. ¡Tampoco estaba seguro si uno de nosotros sobreviviría a la experiencia!

Esas son duras palabras que se le dice a alguien por primera vez ¿no es así? Decirle a otra persona “Te amo” entraña riesgo y vulnerabilidad. Sin embargo, hay otras dos palabras que suelen ser todavía más difíciles de expresar: “Te necesito”.

“Te necesito.”

Oh, en algún tiempo estas fluían con bastante facilidad de los labios de uno. Recuerde aquellos primeros días de romance e intriga. Ella le hacía reír. Él le hacía sentir seguridad y estabilidad. Ella aportaba calidez a la habitación. La sensibilidad de él le hacía sentirse valorada e importante.

Sí, decir “Te necesito” al principio salía sin esfuerzo. Pero en algún momento después del día de la boda, el villano de la familiaridad puede robar ese sentido de necesidad. Uno sigue su propio camino. Cree saberlo mejor. Se imagina que le va a ir bien por su cuenta.

¿No es interesante que en Génesis 2:18-25, a Adán se le tuviese que decir que él tenía una necesidad? Dios dijo, “No es bueno que el hombre esté sólo” (versículo 18). E incluso después de aquella declaración autoritaria, Adán todavía tuvo que ponerles nombre a unos cuantos millones de criaturas antes de darse cuenta de que ninguna de ellas era lo que necesitaba. Su necesidad era la de alguien. El la necesitaba a ella.

No espere a que se le diga lo que ya sabe que es verdad. Usted la necesita a ella. Usted le necesita a él. Dígalo con frecuencia y de forma específica.

Archives

Follow Crosswalk.com