Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Devocional para Parejas

Devocional para Parejas - La semana del 3 de Marzo

  • 2014 Mar 03
  • COMMENTS

Problemas con los compañeros

El que anda con sabios sabio será, más el que se junta con necios será quebrantado. Proverbios 13:20

Bárbara y yo a menudo orábamos para que el Señor proporcionara amigos sanos para acompañar a nuestros hijos en la escuela y en la iglesia – amigos que podrían tener influencias buenas y constantes sobre ellos. Pero también aprendimos cuatro observaciones críticas y no adornadas sobre los compañeros:

            1.   No supongas que los compañeros de tus hijos tienen los mismos valores que tu familia, incluso si ellos van a la misma iglesia y grupo de jóvenes. Aunque parecen ser como sus hijos en la mayoría de los aspectos, no los consideres automáticamente buenos amigos para tus hijos. Ejerce discernimiento.

            2.   No supongas que los compañeros de tus hijos son buenos selectores de sus propios amigos. El hecho de que un niño o niña venga de buena familia, no significa que conozcas la clase de amigos que ellos tienen. No sabes quién probablemente estará en su casa cuando tus hijos están ahí.

            3.   No creas todo lo que dicen los compañeros de tus hijos. Confía en mí, incluso los buenos adolescentes pueden ser engañosos. Nuestros hijos tenían amigos que mentían a la cara de nosotros. Mentían a nuestras espaldas. Ellos eran "buenos" niños por la mayoría de las normas, pero necesitaban rendir cuentas y estarlos controlando.

            4.   No supongas que los compañeros dicen la verdad a tus hijos. Más que cualquiera de los otros tres elementos de esta lista, éste se coló y nos mordió. Nuestras hijas tenían amigos que eran de grandes familias, sino que, literalmente, trataron de socavar lo que Bárbara y yo tratábamos de enseñar.

Se necesita energía, previsión y piel gruesa para vigilar las amistades de tus hijos. Pero cualquiera que sea el costo de la tensión, vergüenza y participación, es una ganga en comparación con la cuenta que algunos amigos pueden cobrar en la vida de tus hijos.

No te motivo a ceder al miedo y criar a niños solitarios. No te digo que tus hijos son demasiado buenos para estar con otros. Sólo digo que los amigos tienen que estar vigilados. Llegar a conocerlos bien es una buena inversión del tiempo.

Archives

Follow Crosswalk.com