Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Devocional para Parejas

El Espíritu Santo - Devocional para Parejas - La semana del 6 de Marzo

  • 2017 Mar 06
  • COMMENTS

El Espíritu Santo

No se emborrachen con vino, que lleva al desenfreno. Al contrario, sean llenos del Espíritu.

Efesios 5:18, NVI

Cuando era niño, recuerdo que la gente de nuestra iglesia se refería al “Espíritu” Santo. Por un largo tiempo, yo mal entendía que el Espíritu Santo era un espíritu fantasmagórico semejante a Gasparín el Fantasma Amigo, flotando a través de las paredes como una nube de humo.

También estaba equivocado sobre algo más: acostumbra a referirme al Espíritu Santo como una “cosa”, como si Él fuera una máquina impersonal o un extraterrestre. Pero el Espíritu Santo del que habló Jesús es un ser personal, activo y vivo, enviado para glorificar a Cristo y a ser nuestro Consejero, Asesor, Abogado, Defensor, Director, Alentador y Guía.

Si les interesa vivir la vida que Jesús prometio— y si quieren un matrimonio en el cual los dos estén creciendo espiritualmente— entonces una buena comprensión del Espíritu Santo es vital. Ser “llenos del Espíritu” no sólo es una sugerencia, sino una orden clara de las Escrituras. Lo que Pablo le escribió a los efesios en ese versículo significa ser controlados por Él de una manera muy similar a la que el alcohol controla la mente y las acciones de una persona.

Por ejemplo, cuando estamos enojados el uno con el, ser llenos del Espíritu permite al Espíritu Santo controlar nuestro temperamento y e impaciencia. Él previene que digamos cosas que más tarde lamentaremos. El Espíritu Santo combate el egoísmo dentro de nosotros, poniendo nuestros corazones bajo Su autoridad y sometiendo nuestras voluntades a la voluntad de Dios.

Por supuesto, no siempre nos sometemos a Él, y nos vaciamos del Espíritu en lugar de ser llenos del Espíritu. Todavía le fallamos con demasiada frecuencia. Pero cada vez que que nos sometemos a Su control, Él hace crecer en nosotros los rasgos de carácter que le agradan a Él y bendicen a nuestros cónyuges. “La mentalidad pecaminosa es muerte, mientras que la mentalidad que proviene del Espíritu es vida y paz.” (Romanos 8:6, NVI).


Archives

Follow Crosswalk.com