Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Devocional para Parejas

Devocional para Parejas - La semana del 6 de Mayo

  • 2013 May 06
  • COMMENTS

Huecos en la Pared

Fíjate en el sendero de tus pies, Y todos tus caminos serán establecidos. Proverbios 4:26

La Gran Muralla China es una de las grandes maravillas del mundo, una verdadera obra maestra de ingeniería. Es la única estructura hecha por el hombre que puede verse desde el espacio exterior. De cinco a seis caballos podrían trotar lado a lado sobre su parte superior. Yo mismo he caminado a lo largo de ella, y es impresionante ver cómo esta enorme estructura serpentea su camino a través de las montañas.

Por supuesto, la muralla fue construida para proteger a China de la invasión. Las torres de vigilancia y varias almenas puntean su construcción a intervalos frecuentes. Pero en los primeros cien años después de que la muralla fuese terminada, los enemigos lograron invadir el país en tres ocasiones, violando la seguridad de esta defensa de enorme roca sólida. ¿Cómo?

No subieron sobre ella. No la atravesaron. No necesitaron derribarla. Porque mientras China construía su sistema impenetrable de defensa, aparentemente descuidó el desarrollo del carácter dentro de las vidas de sus hijos.

Todo lo que los invasores tuvieron que hacer fue sobornar a los guardianes.

Pienso en esa historia siempre que oigo a padres hablar de los sueños y metas que tienen para sus hijos. Muchos padres de hoy están sumamente preocupados por la educación que sus hijos reciben y las habilidades que desarrollan. Se pasan horas para llevarlos a la escuela y a varias actividades extracurriculares, deseando que llegue el día en que ganen becas e ingresen en el mundo laboral, estableciéndose en exitosas carreras lucrativas. Pero ninguno de estos logros es de valor alguno si no tienen el carácter que los respalde.

Es el CC de nuestros hijos, no su CI (coeficiente intelectual)—su  “coeficiente de carácter,” no su inteligencia—el que asegura su futuro y les permite permanecer en posición firme en la batalla.

Archives

Follow Crosswalk.com