Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Devocional para Parejas

Devocional para Parejas - La semana del de 1 Abril

  • 2013 Apr 01
  • COMMENTS

Domando al Dragón


Por lo tanto, anímense unos a otros y edifíquense unos a otros, como también lo están haciendo.1 Tesalonicenses 5:11


Puede mentir. Puede chismear. Puede calumniar. También puede murmurar y quejarse. Puede manipular y adular. Puede derribar. Puede describirse a sí misma con palabras bonitas, incluso mientras está cortando a alguien en tiras.

 

Mi amigo Joe Stowell la llama “el dragón en nuestra dentadura.” Nuestra lengua. Verdaderamente puede ser letal.

 

Por otra parte, cuando ese “dragón” está bajo el poder del Espíritu Santo, cuando lo entrenamos a diario para someterlo al control de Cristo y para hacerlo disponible para Su utilización y propósitos, Él puede transformarlo en un instrumento que suministra estímulo.

 

Recuerdo que estaba en la iglesia un domingo por la mañana cuando vi a un prominente oncólogo local que pasaba por allí. Yo había oído acerca de algunas cosas especiales que él había estado haciendo con sus pacientes con cáncer—algunas formas únicas en que él estaba dejando que Dios ministrase a través de él en el curso de la práctica de su profesión. De modo que atraje su atención y le dije, “Oiga, solo quería que supiese que realmente aprecio lo que usted está haciendo. ¿Se da cuenta de que es un ministro extraordinario para Cristo? Usted está marcando una gran diferencia en nuestra comunidad.”

 

Es como si le hubiera alcanzando con un arma paralizante. Una expresión de aturdimiento cruzó por su rostro. Y después de una breve pausa, me miró y me dijo, “¿De verdad?”

 

Yo dije, y casi me río ahora, “Bueno, sí. Lo que he estado oyendo sobre el trabajo que hace usted es realmente inspirador. Nos vendrían bien más seguidores de Cristo como usted”.

 

Me estrechó la mano y sonrío. “Usted no sabe lo mucho que necesitaba escuchar eso esta mañana. Gracias”.

 

Me recordó de nuevo con cuánta frecuencia la gente sólo necesita un gesto de estímulo en su camino, sin importar el grado de confianza que él o ella parezca tener.

 

¿Ha compartido últimamente una palabra buena con alguien?

 

Archives

Follow Crosswalk.com