Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Devocional para Parejas

Devocional para Parejas - La semana del de 6 Abril, 2015

  • 2015 Apr 06
  • COMMENTS

Decir que lo Sientes

La tristeza que proviene de Dios produce el arrepentimiento que lleva a la salvación, de la cual no hay que arrepentirse. 2 Corintios 7:10, NVI

Un amigo me escribió para contarme de un incidente en su casa, una escena incómodamente familiar para muchos de nosotros. Él y su esposa habían tenido algún tipo de argumento, nada importante, sólo lo suficiente para dejar el aire un poco tenso mientras el correteo del desayuno terminó y los niños desaparecieron para ir al colegio.

Mi amigo, Keith, admitió que había "desarrollado el arte de ganar argumentos a toda costa, ¡especialmente cuando estoy equivocado!" Así que cuando su esposa comenzó a ser bastante dura con él por lo que él había hecho, él estaba escuchando a medias y preparando su caso, para una respuesta adecuada.

"Mientras recuperaba mi aliento", escribió, "preparando mi lengua para la tarea, algo sucedió. Justo en ese momento, Dios hizo una de esas cosas sorprendentes que parece que le gusta hacer. No había palabras. Vi que mi esposa se quedó en silencio, mientras esperaba, preparándose a sí misma para mi defensa. Pero en lugar de mi lógica impecable, cinco palabras simples salieron de mi boca: "Lo siento. Yo estaba equivocado."

El arrepentimiento nunca es fácil. Lo sabemos. A veces es hasta amargo. Pero el fruto es dulce: Maridos y esposas perdónense mutuamente y descubren la fresca alegría, esperanza y unidad en su relación. Los niños recuperan padres amorosos y atentos y son criados para temer a Dios y cumplir sus mandamientos. Los separados se reconcilian. Los soberbios son humildes. El culpable encuentra alivio y rebelión. Comienza una reforma de familia.

Keith concluyó, “Esposo, no discuta con su esposa desde una posición de autoridad o de regalo o de poder o de habilidad. No se puede ganar sólo porque es posible. Simplemente pida disculpas.” Y pida perdón.

¿No le gusta la forma en que eso suena?

Archives

Follow Crosswalk.com