Crosswalk.com

Unidad Intensiva de oración - Devocional para Parejas - La semana del 2 de Octubre

Unidad Intensiva de oración

Que se ore por él continuamente; que todo el día se le bendiga.

Salmo 72:15

Si hay algo que Bárbara y yo hemos aprendido durante nuestros muchos años de criar a nuestros hijos, es que la oración es indispensable. Irreemplazable. Vital. Es por eso que siempre íbamos al Señor con los temas personales de nuestros hijos en mente. Y los instamos a que ustedes hagan lo mismo, siendo muy cuidadosos de hacer lo siguiente:

Oren a la ofensiva. Oren por los grupos de pares de sus hijos, que cada uno tenga por lo menos un amigo cristiano sólido con el que puedan contar a año tras año. Pídanle a Dios que proteja diariamente a sus hijos de los que son una mala influencia. Consideren también pedirle a Dios que les ayude a descubrir a sus niños haciendo las cosas bien, de modo que puedan animarlos por sus buenas decisiones.

Oren a la defensiva. De vez en cuando sentíamos que un hijo nos estaba engañando, pero nunca podíamos estar absolutamente seguros. En esos casos, le pedíamos a Dios que nos ayudara a a descubrir si el niño estaba haciendo algo malo. Al parecer, ¡Dios honra a los padres que oran de esta manera!

Oren intensamente. Una de las disciplinas espirituales más incomprendidas de la vida cristiana es la oración acompañada del ayuno (el renunciar a los alimentos o algo que aprecias mucho por un período de tiempo determinado). Las Escrituras nos dicen que Dios da por sentado que nosotros vamos a ayunar y orar (Mateo 6:16-18), y Él promete recompensarnos si lo hacemos de corazón y motivación pura. Conocemos a una pareja que apartaba cada lunes para ayunar, desde el amanecer hasta el anochecer, y orar por las luchas de su adolescente.

Cada vez que Dios trae a tus niños a tu mente, es el momento perfecto para traer sus nombres y sus necesidades de vuelta ante Él. Tal como nos lo señala Santiago 5:16, “La oración eficaz del justo puede lograr mucho”.

Dios se deleita en escuchar las oraciones de los “padres desamparados.”