;

Intersection of Life and Faith

<< El Camino Bíblico

El Camino Bíblico - 14 de Abril

  • 2018 Apr 14
  • COMMENTS

 

 2 Samuel 10

En la lectura de hoy:

Los amonitas y los sirios son derrotados; Betsabé y David; la parábola de Natán y el arrepentimiento de David; el nacimiento de Salomón

Hasta este entonces David, el rey de Israel, nunca había perdido una batalla y se había acostumbrado a obtener lo que quería. «Aconteció al año siguiente, en el tiempo que salen los reyes a la guerra, que David envió a Joab, y con él a sus siervos y a todo Israel . . . pero David se quedó en Jerusalén» (II de Samuel 11:1). Satanás siempre tiene algo o alguien para atraernos cuando estamos en una posición de agradar nuestros deseos carnales. Él siempre presenta el pecado como algo atractivo y que satisface.

Para David, su derrota espiritual empezó con una mirada de deseo carnal hacia la hermosa Betsabé. David sabía que el adulterio era un pecado muy malvado contra Dios y que su penalidad era la muerte (Levítico 20:10). Pero, « . . . envió David mensajeros, y la tomó; y vino a él, y él durmió con ella. Luego . . . (ella) se volvió a su casa» (II de Samuel 11:4). Un pecado casi siempre nos lleva a muchas complicaciones imprevistas y muchas otras acciones malvadas.

Desde el primer momento que David deseó carnalmente a Betsabé hasta que ellos se casaron, nadie se interpuso en sus placeres. Sin embargo, un año después, Natán el profeta audazmente se enfrentó con David y le dijo: «¿Por qué, pues, tuviste en poco la Palabra de Jehová, haciendo lo malo delante de Sus ojos?» (12:9). Por el pecado de adulterio de David, Natán profetizó: «Por lo cual ahora no se apartará jamás de tu casa la espada, por cuanto Me menospreciaste, y tomaste la mujer de Urías heteo para que fuese tu mujer. Así ha dicho Jehová: He aquí Yo haré levantar el mal sobre ti de tu misma casa, y tomaré tus mujeres delante de tus ojos, y las daré a tu prójimo, el cual yacerá con tus mujeres a la vista del sol» (12:10-11). Sumamente afligido y arrepentido de corazón, David confesó: « . . . Pequé contra Jehová. Y Natán dijo a David: También Jehová ha remitido tu pecado; no morirás» (12:13).

Aunque David fue perdonado, durante los próximos 20 años, la segunda parte de su reino y hasta su muerte, las penas y los sufrimientos de David nunca desistieron por haberse rendido a su deseo carnal por sólo una noche.

Más que tener que darle la cara a Dios en el día del juicio, nadie puede evitar las amargas consecuencias de rendirse a la tentación del deseo carnal. Por haber encontrado un arrepentimiento sincero, como está escrito en el Salmo 51, Dios lo perdonó. Pero el perdón no aleja los resultados: «No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará» (Gálatas 6:7).

Pensamiento para hoy:

Tenemos que vivir en el mundo, pero no tenemos que vivir por medio de su nivel de vida.

Lectura opcional: Hechos 15

Versículo de la semana para aprender de memoria: Juan 11:25



Archives

Follow Crosswalk.com