;

Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Encuentro con Jesús

Encuentro con Jesús - 22 de Septiembre, 2010

  • 2017 Sep 22
  • COMMENTS

Septiembre 22, 2010

Romanos 8.28-29 

¿Está Dios involucrado en todo lo que sucede en el mundo? La manera como usted responda esta pregunta es importante. Lo que la gente crea sobre la soberanía del señor afectará su confianza en Él y su respuesta a los problemas.

Además, lo que crean los cristianos en cuanto al señorío de Dios, influirá en la obediencia a sus demandas. Por ejemplo, "dad gracias en todo" (1 ts 5.18) sería una norma imposible de cumplir si Dios tuviera solo control parcial de lo que está pasando. Creer que Dios está presente en los aspectos positivos de nuestra vida, es fácil; conciliar la adversidad con sus promesas de amor y provisión, es difícil. Pero piense en esto: si el Señor tiene razones para dar un ascenso en el trabajo, ¿no podría tener también razones para disponer la pérdida de un empleo? Si Él da buena salud, ¿no puede también permitir la enfermedad, como lo hizo en la vida de Job (Job 2.6, 7)?

La biblia dice que los caminos del Señor no son como nuestros caminos (is 55.8). Él tiene un propósito superior para involucrarse en todos los aspectos de las vidas de los creyentes: hacerlos conformes a la imagen de Cristo (ro 8.29). La vida de Jesús no fue fácil. Experimentó afrentas, abusos, hostilidad y persecución aun antes de enfrentar la cruz. Si queremos ser como Él, debemos entonces esperar que la tierna mano de Dios tenga a veces una herramienta para transformarnos.

Todo creyente está rodeado por la protección de Dios (sal 34.7), por lo que nada toca nuestra vida a menos que Él lo permita. El resentimiento y la culpa no podrán echar raíces en nosotros si aceptamos que lo bueno y lo malo vienen a nosotros con el permiso de Dios. Podemos confiar en que Él obrará para nuestro bien (ro 8.28). Todo creyente está rodeado por la protección de Dios, por lo que nada toca nuestra vida a menos que Él lo permita. 

www.encontacto.org  - www.encontacto.org/meditaciondiaria  -  www.encontacto.org/archivodevocional

 



Archives

Follow Crosswalk.com