;

Intersection of Life and Faith

<< Primeros15

Adquiriendo ojos espirituales - Primeros15 - 14 de Octubre

  • 2019 Oct 14
  • COMMENTS

Tema de la Semana: La Postura de Nuestro Corazón

La bondad de Dios sobre nuestras vidas supera con creces todo lo que hemos experimentado; solo hemos chapoteado en la orilla de las profundidades del amor y la misericordia de Dios. Para poder profundizar en la plenitud de la vida que tenemos disponible debemos aprender a posicionar nuestros corazones. Que tu relación con Dios se enriquezca esta semana mientras te posicionas para recibir todo lo que tu amoroso Padre celestial tiene para darte.

Adquiriendo ojos espirituales

Pasaje Bíblico:“Pido también que les sean iluminados los ojos del corazón para que sepan a qué esperanza él los ha llamado, cuál es la riqueza de su gloriosa herencia entre los santos”. Efesios 1:18

Devocional:

Para poder profundizar más en Dios debemos permitirle que abra los ojos de nuestros corazones para verlo como realmente es. Muy a menudo establecemos nuestra relación con él solo por lo que se puede ver con nuestros ojos físicos. Nos conformamos con una comunidad alejada de la unidad en el Espíritu, con la palabra de Dios lejos de la revelación del Espíritu, y buscamos puertas "abiertas" o "cerradas" como nuestra guía en lugar de hacer espacio para pedir la dirección del Espíritu Santo. Es hora de que nosotros, como cuerpo de Cristo, vivamos verdaderamente en la plenitud de la relación que nos ofrece su sacrificio. Por esta razón en Efesios 1:16-19 Pablo le dijo a la Iglesia en Éfeso:

“No he dejado de dar gracias por ustedes al recordarlos en mis oraciones. Pido que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre glorioso, les dé el Espíritu de sabiduría y de revelación, para que lo conozcan mejor. Pido también que les sean iluminados los ojos del corazón para que sepan a qué esperanza él los ha llamado, cuál es la riqueza de su gloriosa herencia entre los santos, y cuán incomparable es la grandeza de su poder a favor de los que creemos”.

Necesitamos que “sean iluminados los ojos [de nuestro] corazón”. Necesitamos que el Espíritu Santo venga y haga una obra poderosa para que no vivamos solo por lo que se ve, sino que vivamos por fe buscando lo invisible. Hebreos 11:1 dice: “Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve”. Dios anhela que busquemos las cosas más profundas de él con fe. Él anhela que crezcamos en nuestra relación con el Espíritu Santo y que aprendamos a vivir la vida con su presencia, su guía, su voz y su amor como la base de todo lo que hacemos.

Vivir solo por las cosas que podemos ver físicamente es vivir solo por aquello que es temporal y fugaz. El Salmo 101:3 dice: “No me pondré como meta nada en que haya perversidad. Las acciones de gente desleal las aborrezco; no tendrán nada que ver conmigo”. Dios tiene un trabajo valioso para nosotros. Él tiene un plan para traer el cielo a la tierra a través de nuestras vidas todos los días. Pero para hacer un impacto en la eternidad debemos poder ver y conocer el corazón de Dios. Debemos ser cada vez más conscientes de cómo se siente Dios y lo que quiere hacer momento a momento.

Crecer en nuestra relación con el Espíritu Santo es la base para buscar las cosas más profundas de Dios. Aprender a vivir por él y con él es la única manera de avanzar en su reino. Tómate un tiempo en la oración guiada para pedirle al Espíritu Santo que abra los ojos de tu corazón. Pídele que te guíe hacia una relación más profunda y más conectada con él; elige hoy buscar una vida marcada por una profunda conexión con tu Padre celestial y las obras poderosas de su Espíritu.

Guía de Oración:

1. Pídele al Espíritu Santo que abra los ojos de tu corazón. Medita en la Biblia y tómate un tiempo para descansar en su presencia.

“Pido también que les sean iluminados los ojos del corazón para que sepan a qué esperanza él los ha llamado, cuál es la riqueza de su gloriosa herencia entre los santos”. Efesios 1:18

“Entonces Eliseo oró: ‘Señor, ábrele a Guiezi los ojos para que vea’. El Señor así lo hizo, y el criado vio que la colina estaba llena de caballos y de carros de fuego alrededor de Eliseo”. 2 Reyes 6:17

“Los oídos para oír y los ojos para ver: ¡hermosa pareja que el Señor ha creado!”. Proverbios 20:12

2. ¿En qué aspectos has estado haciendo tu vida, lejos de la conectividad con el Espíritu? ¿En qué áreas has estado viviendo para lo temporal en lugar de para lo eterno?

“Y yo le pediré al Padre, y él les dará otro Consolador para que los acompañe siempre: el Espíritu de verdad, a quien el mundo no puede aceptar porque no lo ve ni lo conoce. Pero ustedes sí lo conocen, porque vive con ustedes y estará en ustedes”. Juan 14:16-17

“No acumulen para sí tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido destruyen, y donde los ladrones se meten a robar. Más bien, acumulen para sí tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido carcomen, ni los ladrones se meten a robar. Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón”. Mateo 6:19-21

3. Pídele al Espíritu Santo que hoy te ayude a vivir conectado a él.

“No se emborrachen con vino, que lleva al desenfreno. Al contrario, sean llenos del Espíritu”. Efesios 5:18

“Todos fuimos bautizados por un solo Espíritu para constituir un solo cuerpo —ya seamos judíos o gentiles, esclavos o libres—, y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu”. 1 Corintios 12:13

“¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios?”.  1 Corintios 6:19

Jesús nos prometió en Mateo 7:7: “Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá”. Cuando buscamos todas las bendiciones que Dios tiene para dar, como ser amado, ser conocido, ser provisto y ser lleno del Espíritu, podemos saber que encontraremos lo que buscamos. La puerta para profundizar en Dios siempre se abrirá cuando lleguemos a ella y llamemos. Dios nunca se negará a nosotros cuando deseemos puramente más de él. Ten fe hoy en la bondad de tu Padre celestial y busca sus cosas más profundas para que puedas vivir en una mayor unión con él.

Lectura Complementaria: Efesios 1

Haga clic aquí para visitar la página de Primeros15



More Primeros15 Articles

Follow Crosswalk.com