;

Intersection of Life and Faith

<< Primeros15

Ser una persona de paz - Primeros15 - 28 de Octubre

  • 2019 Oct 28
  • COMMENTS

Tema de la Semana: La Paz

Una de las características más poderosas de un creyente es la paz trascendente. Este mundo no nos ofrece ninguna razón para estar en paz, no nos da ninguna razón para estar sin estrés, cargas, preocupaciones y frustración total, pero servimos a un Dios que nos ofrece paz en medio de cualquier circunstancia. Servimos a un Dios en quien encontramos una fuente de paz verdadera. Que esta semana puedas descubrir el deseo de tu Padre celestial de brindarte paz.

Ser una persona de paz

Pasaje Bíblico“Dichosos los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios”. Mateo 5:9

Devocional:

Uno de los más altos llamados de Dios en la vida de sus hijos es el de ser pacificadores. Este mundo no tiene ninguna razón para tener o dar paz. Mientras las personas estén en guerra dentro de sí mismas, esforzándose por satisfacer los anhelos que solo pueden satisfacerse en Dios, no podemos esperar que brinden paz a su alrededor. Es por esta razón que tú y yo estamos llamados a llevar la paz a toda costa.

Mateo 5:9 dice: “Dichosos los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios”. Ser un hijo de Dios es ser un pacificador con todos los que te rodean, sin importar cómo te traten. Jesús buscó la paz a cada paso. Incluso cuando tiró las mesas fue un grito por la paz entre el hombre y su Padre en el cielo. La condena apasionada del pecado en la Biblia existe para eliminar lo que nos separa de la paz de Dios. La lucha por la paz celestial en la vida de los hombres es una causa digna del sacrificio, del trato injusto e incluso de la persecución. Por ejemplo, la Biblia nos enseña en 1 Pedro 3:9-11:

“No devuelvan mal por mal ni insulto por insulto; más bien, bendigan, porque para esto fueron llamados, para heredar una bendición. En efecto, ‘el que quiera amar la vida y gozar de días felices, que refrene su lengua de hablar el mal y sus labios de proferir engaños; que se aparte del mal y haga el bien; que busque la paz y la siga’”.

Este mundo no puede defenderse de la bendición inmerecida, no puede defenderse del pueblo de Dios que ama incondicionalmente. Cuando decidimos no pagar mal por mal al haber sido despreciados, traemos el cielo a la tierra allí donde estamos. Ningún hombre o mujer puede vivir una vida verdaderamente pacífica lejos de la ayuda del Príncipe de Paz (Isaías 9:6).

Jesús dijo en Mateo 5:38-42:

“Ustedes han oído que se dijo: ‘Ojo por ojo y diente por diente’. Pero yo les digo: No resistan al que les haga mal. Si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, vuélvele también la otra. Si alguien te pone pleito para quitarte la camisa, déjale también la capa. Si alguien te obliga a llevarle la carga un kilómetro, llévasela dos.  Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no le vuelvas la espalda”.

La próxima vez que alguien te haga mal recuerda que fuimos nosotros los que le hicimos mal a Jesús. La próxima vez que alguien te [dé]una bofetada en la mejilla derecha”, recuerda que fuimos nosotros los que gritamos “¡crucifícalo!” aunque Jesús no había hecho nada malo. Fue nuestro pecado el que puso a Jesús en la cruz y, sin embargo, sacrificó voluntariamente su vida para que podamos conocer la paz. Es tiempo de que el pueblo de Dios elija amar a los demás como Cristo nos ha amado. Es hora de que establezcamos nuestros derechos en esta vida para que otros puedan llegar a conocer el amor que se nos ha mostrado. Que hoy puedas llenarte con el coraje de amar incondicionalmente al encontrarte con el deseo de Dios de convertirte en un pacificador.

Guía de Oración:

1. Medita en el llamado a ser un pacificador.

“Dichosos los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios”. Mateo 5:9

“Que se aparte del mal y haga el bien; que busque la paz y la siga”. Salmo 34:14

“Porque el reino de Dios no es cuestión de comidas o bebidas, sino de justicia, paz y alegría en el Espíritu Santo”. Romanos 14:17

2. ¿Qué es lo que constantemente te impide ser una persona de paz? ¿Qué sentido de justicia o imparcialidad te impide poner la otra mejilla?

3. Medita en lo que hizo Jesús cuando fue tratado injustamente. ¿Por qué no se defendió? Pídele al Espíritu Santo que cure cualquier herida que te impida amar incondicionalmente. Pídele que te haga ser como Jesús para que puedas amar a las personas y traer la paz a tu alrededor.

“Ustedes han oído que se dijo: ‘Ojo por ojo y diente por diente’. Pero yo les digo: No resistan al que les haga mal. Si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, vuélvele también la otra. Si alguien te pone pleito para quitarte la camisa, déjale también la capa. Si alguien te obliga a llevarle la carga un kilómetro, llévasela dos. Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no le vuelvas la espalda”. Mateo 5:38-42

“No devuelvan mal por mal ni insulto por insulto; más bien, bendigan, porque para esto fueron llamados, para heredar una bendición. En efecto, ‘el que quiera amar la vida y gozar de días felices, que refrene su lengua de hablar el mal y sus labios de proferir engaños; que se aparte del mal y haga el bien; que busque la paz y la siga’”. 1 Pedro 3:9-11

La Biblia nunca dijo que traer la paz sería fácil, nunca dijo que vendría naturalmente. Ser un pacificador solo viene por vivir de una revelación de quién es Jesús y quiénes somos en él. Solo viene por valorar el deseo de Dios sobre nuestra propia mundanalidad. No es que algunos de nosotros somos pacificadores y otros somos peleadores. No es que algunos de nosotros somos mansos y amables y otros no. Todos estamos llamados a brindar paz. Todos estamos llamados a poner la otra mejilla. Todos estamos llamados a buscar la voluntad de Dios para nuestras vidas y elegir sus caminos sobre los nuestros o los del mundo. Elegir ser un pacificador es tener un estilo de vida lleno del Espíritu y de todos sus frutos. Que hoy permanezcas en tu Padre celestial y experimentes la vida abundante que proviene de traer la paz a tu alrededor.

Lectura Complementaria: 1 Pedro 3

Haga clic aquí para visitar la página de Primeros15



More Primeros15 Articles

Follow Crosswalk.com