Crosswalk.com

Ser un portador de gozo - Primeros15 - 12 de Agosto

Tema de la Semana: El Gozo

Como hijos del Dios Altísimo debemos estar marcados por una alegría contagiosa e incesante. A través del Espíritu Santo tenemos acceso a un suministro interminable de alegría que proviene de la relación restaurada con nuestro Padre celestial. Dios anhela llenarnos con su gozo para que podamos vivir la vida abundante por la que murió Jesús. Desea hacernos hijos a imagen de nuestro Padre para que podamos compartir su alegría sin fin en un mundo sin esperanza. Que esta semana puedas descubrir la mayor porción de gozo que hay disponible para ti a través del Espíritu, al encontrarte con el corazón de tu Padre.

Ser un portador de gozo

Pasaje Bíblico:“Ustedes saldrán con alegría y serán guiados en paz. A su paso, las montañas y las colinas prorrumpirán en gritos de júbilo y aplaudirán todos los árboles del bosque”. Isaías 55:12

Devocional:   

Como discípulos de Jesús debemos llevar el gozo de nuestra salvación a donde sea que vayamos. Tú y yo tenemos el poder de cambiar las atmósferas de la tierra con la alegría del Espíritu. Cuando reflejamos su alegría ante los demás, tenemos el poder de alegrar los días de la gente, de romper la pesadez y de guiar a las personas a conocer más profundamente la bondad de nuestro Señor.

Dios es un Dios alegre. Él es el inventor de la felicidad y la diversión. Lucas 15:10 dice: “Les digo que así mismo se alegra Dios con sus ángeles por un pecador que se arrepiente”. Nehemías 8:10 nos dice que “el gozo del Señor es nuestra fortaleza”. Para declarar verdaderamente al mundo quién es nuestro Padre celestial debemos ser portadores de alegría; debemos ser un pueblo marcado por la alegría que solo proviene de una relación restaurada con un Dios omnisciente, omnipotente y que nos ama.

Me tomó mucho tiempo aprender y aún más tiempo para darme cuenta de la verdad de que las circunstancias, las personas, las pruebas, el trabajo y el estrés mundano no tienen la capacidad inherente de robarme la alegría. Cuando abro mi corazón a los elementos externos, permito que las tensiones entren como ladrones y tomen lo que es mío en el Señor. Cuando permito que algún conductor imprudente, la falta de tiempo, un comentario negativo o un problema complicado tengan prioridad sobre la alegría y la esperanza que tengo en Jesús, me alejo de la porción de paz que tengo asignada para mí.

Para ser portadores de la alegría debemos elegir priorizar el fruto del Espíritu sobre las emociones mundanas. Tenemos que elegir abrir nuestros corazones solo a las cosas de Dios y encogernos de hombros ante lo que es fugaz. Si no tomamos el control de nuestros pensamientos y no arrojamos el temor, la preocupación o la duda sobre los hombros de nuestro Padre celestial, serán las circunstancias de este mundo las que regirán nuestras emociones y no la alegría constante del Espíritu.

Isaías 55:12 dice: “Ustedes saldrán con alegría y serán guiados en paz. A su paso, las montañas y las colinas prorrumpirán en gritos de júbilo y aplaudirán todos los árboles del bosque”.  El Señor anhela hacernos un pueblo que salga con alegría. Anhela se seamos hijos tan inundados por su amor que las preocupaciones de este mundo nos parezcan menores en comparación con su gracia y afecto. Pídele al Señor una nueva perspectiva hoy. Permite que el Espíritu te ayude a enfocar tu atención en el verdadero propósito para el cual fuiste creado: una relación restaurada con tu Padre celestial. Escoge la alegría del Señor sobre el estrés y las preocupaciones del mundo. Elige "ser guiado en paz" en lugar de ser guiado por tu carne, y experimenta hoy el estilo de vida marcado por llevar la alegría del Señor a donde quiera que vayas. Que otros lleguen a conocer la bondad abundante de tu Padre celestial a través de la manera en que destilas gozo.

Guía de Oración:

1. Medita sobre la importancia de ser un portador de alegría. Permite que la Biblia establezca para ti un nuevo énfasis en la alegría.

“Gran remedio es el corazón alegre, pero el ánimo decaído seca los huesos”. Proverbios 17:22

“Porque el reino de Dios no es cuestión de comidas o bebidas, sino de justicia, paz y alegría en el Espíritu Santo”. Romanos 14:17

“Ustedes saldrán con alegría y serán guiados en paz. A su paso, las montañas y las colinas prorrumpirán en gritos de júbilo y aplaudirán todos los árboles del bosque”. Isaías 55:12

2. ¿A qué cosas les estás permitiendo que te roben tu alegría? ¿Qué circunstancias, comentarios negativos o personas te han estado robando la paz? Pídele al Espíritu Santo que te revele la raíz de lo que se está robando tu gozo.

“La esperanza de los justos es alegría, pero la expectación de los impíos perecerá”. Proverbios 10:28 LBLA

3. Entrega tus emociones y pensamientos solo al Señor. Pídele al Espíritu que te ayude a abrir tu corazón solo a sus cosas en lugar de a las cosas del mundo. Pídele que te haga un portador de alegría.

“Ustedes se hicieron imitadores nuestros y del Señor cuando, a pesar de mucho sufrimiento, recibieron el mensaje con la alegría que infunde el Espíritu Santo.De esta manera se constituyeron en ejemplo para todos los creyentes de Macedonia y de Acaya”. Tesalonicenses 1:6-7

Nuestro Padre celestial es mucho más paciente de lo que a menudo creemos. Él no tiene prisa contigo. Él no te dejará perder su perfecta voluntad para tu vida si estás dispuesto a seguirlo en obediencia. Confía en sus tiempos. Deshazte de la carga de pavimentar tu propio camino hacia una vida impactante. Tómate tiempo para convertirte en un portador de alegría descansando en su presencia y conociendo su corazón. Permite que su perspectiva de paciencia se convierta en tu perspectiva. Que puedas llenarte de paz y alegría conociendo el gran amor de tu Dios por ti.

Lectura Complementaria: Isaías 55

Haga clic aquí para visitar la página de Primeros15