Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Alimento Diario

Alimento Diario - 30 de Noviembre

  • 2010 Nov 30
  • COMMENTS
  

Una pausa preñada 

El hombre se unió a su mujer Eva, y ella concibió y dio a luz a Caín. Y dij "¡Con la ayuda del SEÑOR, he tenido un hijo varón!" Génesis 4:1 

Nueve meses es mucho tiempo para esperar. ¿Puede imaginar los pensamientos de Adán y Eva durante su embarazo? La mayoría de los padres imaginan cómo será su niño, y planifican y se preparan para su llegada. Pasan horas eligiendo el nombre, comprándole ropa, y preparando la casa. Adán y Eva tenían la promesa de que su descendiente restauraría la relación que antes habían tenido con Dios. Aquél que Dios había prometido que cambiaría sus vidas y pondría un final a su amargo exilio del Jardín. Su espera debe haber estado llena de ansiedad.

Nueve meses es mucho tiempo, pero aún nueve horas de trabajo de parto y de dolor pueden parecer una eternidad. Cuando el niño había finalmente nacido, después de un dolor como Eva nunca antes había experimentado, seguramente se sintió aliviada y entusiasmada.  "¿Es este el prometido de Dios?" ¡Qué desilusión deben haber tenido cuando se dieron cuenta que ese niño no era el salvador que Dios había prometido!

Dado que nosotros sabemos que pasarían muchos siglos antes de que llegara el tiempo indicado para que Jesús naciera, quizás pensemos que, en comparación, nueve meses no es nada. Pero pensemos en lo impacientes que nos volvemos por eventos que sucederán en apenas un mes. Decoramos, ponemos música, preparamos comidas especiales, todo en anticipación. Tenemos muchas formas de ayudarnos a pasar el tiempo, pero Adán y Eva no tenían ninguna de estas cosas. Ellos sólo tenían unas pocas palabras de promesa.

¿Sería usted capaz de vivir años esperando y sufriendo con nada más que la Palabra de Dios para confiar? La invito a que durante este Adviento lea las promesas de Dios, y espere en Él, junto con el pueblo de Dios.

ORACIÓN: Padre, confío en ti. Aún si no tengo nada más que tu Palabra, sé que eso es suficiente. En el nombre de mi Salvador prometido. Amén.

© Copyright 2010 Cristo Para Todas Las Naciones 

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
camino@lhm.org 
www.paraelcamino.com 

Archives

Follow Crosswalk.com