La paz de Cristo es eterna

¡Alto! ¡Reconozcan que yo soy Dios! ¡Las naciones me exaltan! ¡La tierra me enaltece! - Salmo 46:10

Los eventos de las dos guerras mundiales fueron los más sorprendentes de todo el siglo veinte, conocido como “el siglo de la violencia”. Tales guerras involucraron a casi todos los países del mundo. Millones de personas, entre civiles y militares, murieron en esas guerras, a las cuales otras guerras subsiguientes dieron continuidad a la brutalidad humana.

El mensaje de Dios con relación a esto sigue siendo el mismo: “¡Alto! ¡Reconozcan que yo soy Dios! ¡Las naciones me exaltan! ¡La tierra me enaltece!”. Y, por su parte, Jesús dice: “- Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios. - La paz les dejo, mi paz les doy; yo no la doy como el mundo la da. No dejen que su corazón se turbe y tenga miedo.” Esa paz está disponible para todos, y es eterna.

ORACIÓN: Querido Dios, que tu paz reine en los corazones humanos. En el nombre de Jesús. Amén.

© Copyright 2012 Cristo Para Todas Las Naciones

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
camino@lhm.org 
www.paraelcamino.com